viernes, 10 de junio de 2016

El Caos de Venezuela

Actualmente el destino de Venezuela pende de un hilo bastante frágil. La situación del país es extremadamente volátil. Escasez de productos básicos y de casi todo tipo, inflación, marchas y contramarchas, represión y  crisis de poderes y gobernabilidad. El gobierno ha abortado casi toda decisión que ha tomado la Asamblea Nacional, apoyándose en el Tribunal Supremo sobre el cual aun tiene el control, las fuerzas armadas y los grupos de choque populares con los que aun cuenta, tal vez mermados en número, pero en los que aun hay fanatismo, agresividad y violencia. Recientemente estos golpearon a varios de los diputados opositores que se dirigieron en son de protesta al Consejo Nacional Electoral, para reclamar celeridad en proceso de Referendum Revocatorio.

Si alguien dice que el gobierno todavía tiene el control del país o que todo lo que sucede forma parte de un plan orquestado por grupos opositores simplemente miente. Actualmente el país esta fuera de control, es verdad que puede ser peor y mucho peor, pero ya estamos en caos.

Muestra del caos que vive el país es:

  • La hiperinflación, de más del 500% o 700% e incluso más para algunos productos.
  • La escasez, largas colas y esperas para comprar los que se consiguen. 
  • El mercado paralelo (la alternativa para no hacer las colas) que profita del mercado regulado y en el cual los productos se venden hasta un 300% o más por encima de su precio regulado. 
  • Las altas tasas de criminalidad y  el número elevado de policias asesinados por delincuentes. 
  • El mercado paralelo del dólar.
  • La escasez de productos médicos.

También están los saqueos que han habido en Caracas y distintas zonas del país. Debo sin embargo decir que la posibilidad de un saqueo masivo como los ocurridos en el dia del Caracazo del años 1989, al menos creo que se podría descartar. En el Caracazo el problema no era la escasez de productos, los estantes estaban llenos a rebosar. Ahora la mayoría de negocios, sobre todo los de comida, que es por los que la gente más sufre, simplemente no están surtidos, venden los que les llega en el momento y eso en horas o se acaba de un día para otro. No hay pues mucho que saquear en cuanto a comida. Por eso los saqueos que ocurran seguiran siendo esporádicos y localizados en cierta zonas, pero nada masivo como el Caracazo.

Una situación de crisis humanitaria (hay gente que cree de hecho estamos en eso), cuando hay gente haciendo cola de hasta 10 horas para poder comer algo, no es en estos momentos algo  descabellado. Todavía no hay hambrunas, pero comer puede ser muy duro y difícil y la mendicidad se ve en muchos vagones del Metro de Caracas, en las calles, en los autobuses de pasajeros. El hecho de que una madre no hace mucho le haya quemada las manos a sus hijos por haber utilizado para jugar la harina por la que tuvo que hacer 10 horas de cola es simplemente un reflejo de la crisis que tenemos.

No hace mucho hubo un Español de origen vasco que publico varias imagenes por facebook sobre los surtidos que estaban los abastos de los ricos, según él, harto de que le enviaran mensajes diciendole que la gente se moría de hambre en el país. Bien, puedo entender que el español se halla hartado de que le enviran mensajes y de estar siempre escuchando lo mismo sobre la situación de Venezuela. Sin embargo la cosa aquí no es un chiste, no se puede comparar a otras crisis comos las de Colombia y México, que además llevan funcionando así muchos años, lo cual el español con sus fotos y videos pretendía demostrar. El problema con la crisis Venezolana es que esta en una fase implosiva. Aquí la inestabilidad, la incertidumbre y el riesgo es mucho mayor.

La posibilidad de que se haga el revocatario este año como exige y quiere la oposición puede que no se de. Hoy mismo (10-6-2016) el CNE anunciaba la invalidez de miles de centenares de firmas recudadas por la oposición y amenazaba con parar la revisión del número de firmas restantes en el caso de algún incidente violento, cosa no tan improbable. Además, este año hay elecciones de alcaldes y gobernadores, por lo que el margen para la posibilidad de un referedum revocatorio es exiguo, sobre todo para los ritmos de trabajo del CNE.

Las elecciones de alcades y gobernadores casi seguramente serán una paliza rotunda para toda la coalición de partidos del gobierno. Los resultados seran un tremendo golpe moral. Pero todavía puede que sean poca cosa para drenar y satisfacer todo el descontento popular. Por eso todavía dudo mucho que este gobierno pueda pasar de este año. Incluso, a juzgar por la escasez y la situación cada vez más anárquica, es difícil que llegue a las elecciones de gobernadores y alcaldes. 

Un golpe de estado es cada vez más probable, pero mientras más tarda en llegar, más incierto resulta saber cual podría ser la naturaleza de este y sus consecuencias.  Me resulta muy difícil creer en la posibilidad de una guerra civil.

No hay comentarios: