lunes, 30 de mayo de 2016

La renuncia a la Mente Racional


En mi opinión (que no es la de una autoridad sino de alguien que cree en el sentido común) en el budismo los misterios menores equivalen a los ejercicios menores de concentración mental y meditación con forma, mientras que los misterios mayores corresponde a la etapa de meditación sin forma, trascendencia de la mente racional y el Samadhi, de modo que estimo que debe tomarse como pura charlatanería, estupidez o algo peor el que a un neofito que reciente comienza en una escuela budista, ocultista o iniciática, sin jamás tener experiencia semejante, se le insista una y otra vez en que debe renunciar a la mente racional.

Se suele abusar de un cita de Blavastky, de la Voz del Silencio  que dice: "La Mente es el gran destructor de lo Real. Destruya el discípulo al Destructor". ¿Pero por qué destruir la Mente tratandose de algo tan maravilloso, cuando podríamos o deberiamos más bien procurar controlarla y comprenderla? En realidad si quisieramos destruir la mente, pues no harían falta años y años de meditación para lograr eso, cierta clases de droga también nos garantizan una destrucción completa de nuestra mente racional y de una manera mucho más rápidad, puede que incluso en una sola dosis. Un libro muy ilustrativo al respecto es "Miserable milagro: la mescalina" de Henri Michaux.

Desde luego que podemos creer en el buen sentido de lo que escribio Blavastky y interpretar su cita no como una destrucción literal de la Mente sino como una trascendencia de esta, pero en ese caso se debe nuevamente hacer la acotación que hice inicialmente. La Mente Racional o simplemente la razón, para todo el que se inicia en cualquier forma de desarrollo espiritual o mental no es una estorbo sino una guia que no hay que dejar de escuchar o seguir. Solo en una etapa muy avanzada, con el desarrollo de la intuición y los sentidos internos, se podrá prescindir de tan importante guia, a la que en realidad muy poca gente escucha o sigue en su vida cotidiana.

No hay comentarios: