domingo, 4 de octubre de 2015

La iniciación


Planificación / Conocimiento. Fragmento de un Mural del Banco de America, Carolina del Norte, hecho por Benjamin Long

La iniciación  es el proceso mediante el cual uno pasa a formar parte de una auténtica tradición o corriente espiritual. El elemento tradicional, como advierte Guenon, es un elemento esencial pero no es el único, ni mucho menos es garantía de la autoridad o autenticidad de la enseñanza de una sociedad de este tipo. Por ejemplo, he conocido a varias personas que defienden el sistema de castas hindú por creer que este fue avalado por no se qué clase de autoridad divina (el mismo Manú) y sancionada por la mismisima ley del Karma, cuando es harto evidente la absurdidad, arbitrariedad e injusticia que este representa, con raíces totalmente mundanas y materialistas. La sugestión es mayor para aquellos que se sienten impresionados por la espiritualidad y que emanaría de la sociedad hindú (la cual tiene también mucho de babilonico y carnavalesco) o sus libros sagrados, aun leyendolos de forma completamente literal. Sin embargo la evidencia arqueológica ha arrojado como resultado que la espiritualidad de la India, el Yoga por ejemplo, se remonta mucho más allá de la invasión de los llamados arios, quienes probablemente fueron quienes impusieron el cruel sistema de castas. Que el propio budismo haya sido expulsado de la India, siendo Buda alguien que rechazaba el brahmanismo y según algunos un máximo representante de la tradición de los yoguis, demuestra el carácter usurpador de la religión de castas. La espiritualidad de una persona no debe estar sujeta a ningún tipo de coerción material, eso es precisamente negar la primacia del espíritu.

Es mucha la aureola de misterio y mentiras que rondan alrededor de las sociedades iniciáticas, entre ellas gran parte de las teorías conspiranoicas. Pero es un tremendo error creer que las sociedades iniciáticas serían las únicas propietarias de un saber trascendente que no estaría al alcance de más nadie. Si fuesen las propietarias de una verdad trascendente entonces no seria una verdad trascendental. Nadie puede apropiarse de una verdad trascendental. Por tanto es un tremendo error afanarse por ingresar a una sociedad de este tipo bajo la sugestión de semejante idea, con la cual se estaría propenso a muchas clases de desviaciones. En todo caso tampoco debe olvidarse que una verdad trascendental tampoco esta en las posibilidades de que se la apropie todo el que quiera.

Es cierto que la iniciación no es para aquellos que buscan una muleta, sin embargo uno busca una sociedad iniciática precisamente buscando un centro, un punto de apoyo que le permita  a uno apalancar su propio progreso espiritual. Se trata pues de mucho más que una muleta, pero también se trata de una herramienta no apta para inválidos (lo cual no debería tomarse de forma literal). Es en este sentido que parece ser cierta el axioma bíblico: "al que tenga se le dara más".

Las sociedades de este tipo suelen insistir en la necesidad de la renuncia al Ego, entiendase de la personalidad mundana, pero tampoco es menos cierta la necesidad de la integridad, buenas intenciones y sólidos principios de quien pretenda ingresar a estas. No se comienza desde cero, se parte de esa base. Estar consciente de la injusticia del sistema de castas hindú debería ser una muestra de ello.

La masoneria era en su principio  una sociedad de tipo iniciático. Desgraciadamente el elemento inciático se ha perdido en muchas de las logias que la componen, algunas son simples club sociales y otras se dedican al activismo político e incluso a las más bajas formas de corrupción. Es lo primero que debe tener claro quien pretenda ingresar a la masoneria, que esta compuesta por muchas clases de logias y  dependiendo de la logia a la cual ingrese, dependera la orientación que reciba, por tanto debe procurar informarse lo más que pueda sobre estas antes de ingresar a alguna y no desanimarse por lo primero que vea, pero eso puede ser un trabajo de Hércules. Un representante de la tradicción esotérica de la masoneria era sin duda C.W. Leadbeater, otro el mencionado mencionado: René Guénon, a juicio de muchos el renovador de la tradicción, exagerando incluso su importancia o autoridad. Se ha mencionado mucho sus conexiones con el fascismo y la propia tendencia extremista de su pensamiento, entre los máximos teóricos de este estaría Frithjof Schuon, acusado de pedofilia entre otros escándalos sexuales. Aunque creo que eso debería matizarse con lo dicho en este artículo de la Revista Símbolos. Algunas logias masonicas usan la simbología hermética de la alquimia, el propio Guénon hacía uso de ella. Entre los venezolanos seguidores de esta corriente cabe destacar a  Fermín Vale Amesti.

Leadbeater remontaba la masoneria a tiempos minoicos e incluso los atlantes. Pero en su libro Antiguos Ritos Misticos, menciona evidencia arqueológica. Entre ellos cierta simbología y dibujos grabados hayados en el palacio de Cnosos, como el piso de mosaico en forma de tablero de ajedrez, los dibujos o representación en el templo de las columnas masonicas Jakin y Boaz con el sol y la luna en cada una de estas y ciertas estatuas votivas que harían alusión a gestos y posturas referentes a grados masonicos que solo serían del conocimiento del iniciado. Desde luego es casi imposible que la arqueología oficial pueda avalar semejante tesis.

El periodo para la iniciación del candidato a masón depende de la logía, puede abarcar un periodo de prueba de meses o años (he escuchado de hasta 2 años). Durante el cual este asistiría a charlas o haría alguna especie de curso en el cual se evaluaría su aptitud. Este puede ser gratuito o requerir algún tipo de pago.  Luego de la iniciación los pagos y cuotas, gran parte de los cuales se destina a indumentaria, diplomas y objetos rituales,  serían obligatorios y podrían aumentar en la medida en que se avanza en los grados. En mi país (Venezuela) prácticamente se requiere de cierta situación economica más o menos holgada para poder cumplirlos a cabalidad o sin detrimiento de otras necesidades. Por tanto puede resultar extremadamente restrictivo ingresar a esta.

A pesar del origen supuestamente milenario de la masonería ordinariamente se dice que esta es de origen inglés y efectivamente es en Inglaterra en donde se asienta la casa matriz de la masoneria. Entre los comentarios más punzantes que he escuchado con referencia a eso esta uno que dice que la masoneria en el resto de paises prédica el cosmopolitismo mientras que en Inglaterra prédica el conservadurismo y el nacionalismo. Se lo escuche a un investigador ruso, en el programa "Desde la sombra" de RT, que a pesar de su sensasionalismo solía consultar investigadores con comentarios agudos o al menos que decían cosas muy interesantes. Hay además una teoría conspiranoica que dice que los ingleses se aprovecharon de su influencia en la masoneria para propiciar los movimientos independentistas en las colonias españolas en provecho de su propio imperialismo. Llama la atención que en el país de la logia madre masonica aun exista una reina y una realeza o aristocracia arrogante con un poder aun considerable, lo cual iría contra los valores masónicos de libertad, igualdad y fraternidad, pero no en contra de su ceremonialismo y tradicionalismo. Hay otras teorías conspiranoicas que atribuyen a la masoneria la revolución de Oliver Cromwell, que llevo al regicidio de Carlos I, adelantándose en eso a la revolución francesa aunque no significara una revolución con el alcance universal de esta ultima.   

Mi primer intento por ingresar a una logía masonica no fue muy afortunanado. La logía tenía un punto de vista extremadamente extremo en cuanto a la tradición, muy centrado en Guénon, hasta el punto chocaba fuertemente con los ideales de libertad de pensamiento que la propia masonería dice predicar. Dion Fortune, el propio Leadbeater, entre otros, eran herejes y el solo hecho de mencionarlos o exponer alguna de sus ideas o puntos de vista lo hacían a uno sospechoso de sincrético o de estar ávido de fenómenos, lo cual ciertamente no era mi caso. Incluso se decían disparates. Me parecio que había un tremendo desequilibrio allí, así que abandone mi intento de formar parte de esa logia. Hasta el sol de hoy no he podido ser masón.

Otra sociedad iniciática interesante es la rosacruz americana. Esta hace algo que Guenon deplora, como dar cursos por correspondencia, aunque exige hacer al menos uno o varios peregrinages a su sede en USA. También tienen una extraña profecía que se remonta a una supuesta visión que habría tenido el mismo George Washington en la que se basa una novela titulada "Manisis Chroniques" escrita por uno de sus maestros aunque de nombre desconocido. Trata de un cercano apocalipsis en el cual USA seria invadida desde Europa, Asia y hasta el Africa, una Guerra Mundial de la que USA se levantaría nada menos que con el auxilio de las potencias celestiales (una seria de catástrofes que asolarían la Tierra), luego de lo cual se inauguraría el reino de los cielos sobre el planeta irradiando desde el país del Pentagono y la estatua de la libertad. Desde luego que para cualquiera que viera a USA como una Roma o una Babilonia más, destinada a caer como el resto de todos los otros imperios, siendo tan pervertida y material como aquellos, esto le producira una sonrisa de sarcasmo o algo peor. Pero insisto en que dejando de lado esa polémica y curiosa profecía la rosacruz americana es una sociedad iniciática interesante. Lo digo basándome en libros que he leído provenientes de esta y en investigaciones que he hecho sobre la red. Con interesante quiero decir que tienen visos de guardar una auténtica tradición esotérica y su consiguiente influencia espiritual, que esta pueda haberse desviado o no es un tema en el que no puedo profundizar, simplemente lo ignoro. Pero no son unos fanáticos, ni una simple secta apocaliptica. El que crea que las profecías de Manisis es un argumento suficiente para reirse y salir corriendo se equivoca, aunque yo mismo debo admitir que no me gusta del todo el estilo de esos rosacruces. Y si bien la USA actual es una corrompida, corrupta y pervertidad potencia material (sin dejar de reconocer todo lo que le debe la civilización), después de una catástrofe como la que avisora las profecías de Manisis, que es el fin de esa corrompida potencia, no se puede asegurar lo que pueda pasar. Luego de escribir a esta sociedad para recibir un material informativo que dicen enviar de forma gratuita a cualquier parte del mundo, dijeron enviármelo repetidamente aunque nunca me llego.

Uno de los murales del conspiranoico aeropuerto de Denver. De Leo Tanguma



Una de los libros más amenos y completos que he leído en cuanto a la iniciación y las sociedades iniciáticas es  "Esoterismo: Ordenes, Fraternidades y Grupos" de Dion Fortune. Desgraciadamente también es un libro que puede crear muchas falsas expectativas y ilusiones. Muy dificilmente se tendrá el privilegio de acceder a una iniciación como la que tuvo Dion Fortune. En primer lugar porque la gran mayoría de los mortales carecemos de la aptitud que esta tenía. Dion Fortune era psíquica de nacimiento, desde pequeña era psicometra y capaz de recordar parte de sus vidas pasadas, personas así tal vez solo las haya entre decenas, centenares de miles o millones (he leído libros y sabido de gente que cree que eso se puede desdeñar). La sociedad iniciática a la que esta accedió era además muy exclusiva y según la misma Dion Fortune no exigía ningún tipo de pago a sus integrantes. Tal vez no haya una así en toda latinoamerica o solo una o dos. Dion Fortune dejo como legado la "Sociedad de la luz interna", esta solo tiene sede en Inglaterra, aunque también tendría cursos por correspondencia. Les escribí en alguna ocasión pero nunca me respondieron.

Hay muchas otro tipo de sociedades, algunas de las cuales son francamente desviadas y sin ningún tipo de transmición iniciática auténtica, como el vudú o la santería (un pésimo sincretismo de cristianismo y vudú). Son más bien otras formas de materialismo que de espiritualidad. Aliester Crowley también fue un desviado y basta solo con leer su biografía para darse de cuenta. No debería ser un modelo para cualquiera que busque una verdadera corriente espiritual.

Espero que esto sirva como una advertencia para quien se aventure en el sendero o quien se pregunte si vale la pena o no aventurarse en él. Creo haber señalado de manera más o menos clara cuáles son sus peligros y baches. Suerte para ustedes, yo no la he tenido. Recomiendo sobre todo los libros de Guenon y Dion Fortune, pero mejor el primero porque con este existe menos riesgo de desilusionarse o perder la cabeza.


Una de las Gárgolas del aeropuerto de Denver