domingo, 1 de marzo de 2015

Esoterismo Nazi: El Misterio de Belicena Villca

Felipe Moyano Roca alias Nimrod de Rosario

Es el título de una "novela" escrita por Luis Felipe Cires Moyano Roca (1946 - 1996) con el seudónimo de Nimrod de Rosario. Debo confesar que es una de los libros más fantásticos y perturbadores que he leído. Pero se trata en realidad de mucho más que una novela es  una Biblia de esoterismo Nazi, con una historia fabulada de la creación y la lucha cósmica de la raza aria, sus dioses y héroes desde la Edad de Piedra; un Caballo de Troya literario con una parafernalia de ocultismo, antisemitismo, maniqueismo y que a través de elaboradas, complejas y ingeniosas fantasias mezcla la historia y mitología oficial con todo eso. Se trata de una encumbrada, delirante, descarada y cínica apología al nazismo, aunque bien escrita y que no carece de méritos literarios.

Pero no he leído todo el libro de Moyano Roca , es extremadamente largo y me salté muchas páginas. No es fácil hacer una crítica pormenorizada de una libro tan complejo, así que no pretendo hacer eso aquí, no solo por que no lo he leído completo o por falta de tiempo, sino porque además debo admitir que muchas cosas que se tratan en él rebasan mis conocimientos. 

Es cierto que a la luz de la ciencia la mayor parte es absurdo, pero no es precisamente la luz de la ciencia la que resulta más apropiada para indagar en tradiciones esotéricas, mitos y fantasías, excluyendo de esta afirmación algunos enfoques de la psicología y la antropología. 

Es definitivamente peor mezclar la verdad con la mentira que decir simplemente la mentira. De nada sirve que Moyano advierta que su libro es una novela porque no es del todo fácil separar ambos elementos en muchas de las cosas que dice. En mi caso no puedo estar completamente seguro de qué tanto es ficción y qué tanto toma de la realidad, si casi todo el libro se trata de hábil enlazamiento  de ideas e historias de forma coherente pero sin ningún sustento o sentido de fondo o si  hay allí algo mas profundo, se nota en todo caso que el libro se escribió para que pareciera esto ultimo y tendría tanto de lo uno como de lo otro según las cosas que he leído y comprobado al azar. 

Tiene que quedar claro de que cuando hablo de la profundidad del libro no me refiero a la verdad que pueda haber en este, que es lo que menos me inquieta y como dije es evidentemente absurdo. Puede ser simplemente el hecho verídico de la existencia de la corriente esóterica y su antiguedad o simplemente de la profundidad de lo psíquico o lo primitivo o de la propia habilidad para crear semenjante clase de ficción, creo que eso seria la profundidad narrativa . Esa apertura de la mente se trata de un enfoque muy personal de mi parte y no es algo que pueda recomendarle a los demás, de hecho me temo incluso que eso sea completamente errado para este libro del que tratamos.  

Aunque el argentino Luis Felipe Cires Moyano Roca, es notablemente latino y mestizo en sus facciones y de hecho en la biografía en metapedia se admite que su padre era un amerindio, mientras que su madre decía que era el producto de la cópula con un extraterrestre. Pero en lugar de tratarse de fuertes contradicciones o cosas muy sospechosas, en la vida del autor del libro, parece es que los dioses reparan poco en los detalles y solo piensan en el Plan Final. No hay que olvidar que en el caso de Hitler este no era un prototipo de ario, ni mucho menos un modelo de belleza helenística. De hecho el mejor modelo de Hitler era Charles Chaplin, como este ultimo descubrió deslumbrado, pero a pesar de Chaplin y su película "El gran dictador", profética para su época,  no parece que se haya reparado mucho en esa analogía, ni en el efecto que probablemente tuvo en las masas. ¿Se aprovechó Hitler de la imagen de Chaplin?.

Charles Chaplin, El Gran Dictador (1940)

El libro de Moyano y su nacionalidad también podrían sugerir que pudo haber tenido algún tipo de fuerte contacto con alguno de los circulos Nazi en Argentina y que se nutrían de la gran comunidad de emigrantes y descendientes alemanes y europeos existente allí o tal vez que pretendía atraer a dicha comunidad a sus ideas. 

En cuanto a sus propósitos y el espíritu, ángel o demonio que guia el libro de Moyano Roca es abyecto  no solo para el público en general sino hasta me atrevería a afirmar para cierto sector del nazismo. No se trata solo de la imposición del programa político de un partido  sino de un retorno  a un origen a un más allá completamente fuera de los esquemas de cualquier programa social. Es un sistema metafísico y esotérico que solo pone los pies en la Tierra de forma provisional y que gravita en torno a un centro que no es de este mundo. Semejante sistema es indefinible e incalculable en su maldad dado que ciertamente no repara en destruir la Tierra. El mismo Miguel Serrano, un nazi chileno,  que era más serio para esas cosas, aunque también tenía sus tendencia a las fantasías, crítico fuertemente el trabajo de Moyano y lo llevó a romper su relación con él. Según Miguel Serrano los arios siempre dicen la verdad, al contrario que el judio, omitiendo decir que esa no era la apreciación de Goebbels, cuya máxima era: "una mentira mil veces repetida se convierte en verdad".

Para no sentirse tan desorientado cuando se lee el libro debe contarse con varios puntos de referencia. Uno de estos puntos es "La raza futura" de Bulwer Lytton que algunos suelen tomar como una gran referencia del Esoterismo Nazi , y lo es, aunque casi de forma incidencial.  Es abismal la distancia entre ambos libros. El libro de Bulwer Lytton es completamente inocuo, sobre todo en cuanto a intolerancia o odios atávicos o ancestrales. Es una auténtica novela, su personaje principal se sitúa en un contexto que ciertamente no es humano en donde los poderes y la elevación de la raza superior, a la que se denomina Vril-Ya,  es algo obvio y evidente, no hipotético o aventurado. Incluso a pesar de esa superioridad son capaces de sentir hasta cierto punto empatía o amor por lo humano, hasta el punto de sacrificarse por este, como ocurre en el caso del personaje principal. Se trata además de una sociedad ficticia en donde las mujeres tienen un Rol muy importante casi superior al del hombre. El extermino de lo humano solo surge cuando este es verdaderamente bárbaro o degenerado, se trata más de una necesidad lógica que de un odio sádico o un resentimiento ciego hacia otro tipo diferente, como en el caso de los nazis hacia los judios. Sin embargo el choque entre lo humano y la raza superior no deja, a pesar de que el primero no sea bárbaro o degenerado, de ser un shock para el humano, es sobrecogedor, ni siquiera es fácil dejarse amar por un o una Vril-Ya.

En cambio la novela de Moyano Roca se sitúa en un contexto humano, demasiado humano, en unas situaciones y épocas que son parte de la historia real de la humanidad, en cosas que sucedieron y dejaron cicatrices enormes en nuestro destino. Pero toda esa enormidad de acontecimientos y  vivencias, incluso del propio esoterismo y ficción que hay en el libro, contrastan con su pobreza moral, con una dimensión más profunda: la humana. La espiritualidad del libro tiene que ver unicamente con la ficción y lo fantástico no con lo humano. Hay que reconocer sin embargo que la superficialidad en la moral puede resultar bastante común en la realidad. La moral no es algo fácil, es algo complejo y difícil.

Lo que en "El Retorno de los Brujo" de Pauwels  y  Bergier, sobre esoterismo Nazi a penas se dejaba entrever, en  el libro de  Moyano Roca se explaya. La  Tierra  es la  creación  de  Jehova-Satanas, una ilusión, la maya del oriente, creada por ese dios esclavo y para los esclavos. El pueblo judio seria una emanación de dicho Dios. En cuanto a estos el libro de Moyano repite un error en el que tanto les encanta incurrir a los filo-nazis  de tomar a estos como los representantes de una raza étnicamente bien definida y distinta a la europea cuando se sabe muy bien los mezclados que han estado a lo largo de la historia y a estas alturas, sobre todo en el caso de Israel, son racialmente más europeos, y por tanto arios, que semitas. 

El destino del hombre ario es la destruir al dios judio a su pueblo y a su creación ilusoria, es decir la Tierra. La forma de entrar en contacto psíquico con las fuerzas cósmicas que guian el destino y preservar ese lazo, que es un lazo de sangre, no es solo conservando la pureza racial, sino también cierto primitivismo, que es como una pureza en las costumbres y en la vida que hacen posible el retorno al origen, pero es también una aversión al progreso. La cual se puede interpretar como producto de una resistencia psicologica de la propia mente primitiva, el inconsciente colectivo de Jung, que esta aun más por debajo y tiene más fuerza que el inconsciente freudiano. Efectivamente la ciencia, el progreso y técnica nos emancipan de los complejos raciales o ancestrales, la mente racional es un peligro para mente la primitiva. Por eso en un principio a la raza aria se le prohiben las herramientas de metal, desde luego en la fantasía del libro. En la realidad la arqueología nos dice que los primeros en producir el hierro fueron los Hititas, un pueblo indoeuropeo. 

Una de las máximas del libro y de Moyano es que la cultura es un arma estratégica. Que es como una forma de justificar aquella frase de Göering: "cuando escucho la palabra 'cultura' saco la pistola".  Por tanto es una forma de condicionamiento hacia la intolerancia, de llevar al extremo la hostilidad por todo el pensamiento moderno y de incluso criminalizarlo. Hay que estar en guardio contra todo. Pensar diferente es traicionar la raza y la patria, es trabajar para el enemigo. Una propaganda a la que han recurrido todos los gobierno totalitarios.

Ahora viene la parte más fantástica: los arios buscan el retorno al origen, al que denominan también Thule, que es en parte  una ciudad sagrada denominada K'Taagar o Agartha, el refugio de algunos de los Dioses Liberadores que lucharon y se revelaron contra los dioses traidores, entre ellos el Jehova judio al que se le llama 'Jehova Satanas', quien creo  este mundo del engaño y la ilusión para aprisionar el espíritu eterno. Los liberadores provenían de Venus, donde las temperaturas normales derriten el plomo,  y antes de eso de Hiperbórea, el mundo increado. Esos dioses le habrían dado el nombre de Hiperbórea al continente en el que se asentaron. Tenemos entonces: "una Hiperbórea original y una Hiperbórea terrestre; y un centro isotrópico Thule, asiento del Gral, que reflejaba al Origen y que era tan inubicable como éste". 

El Gral o Piedra de Venus, es una artefacto mágico, semejante a una esmeralda del tamaño del puño de un niño, que entre otras cosas permitía saber a quién le correspondía ser Rey y ver en su concavidad el Signo del Origen y finalmente el camino hacia la ciudad mítica  de K'Taagar. Este Signo del Origen es como una especie del Gran Arcano, algo que permitiría comprender la victoria "racial del Espíritu contra las Potencias de la Materia", pero el libro no repara en el materialismo subyacente de condicionar el espíritu a la raza, de hecho en algunas de sus líneas se contradice y afirma  que la fraternidad no era racial sino espiritual, aunque eso no es consistente con la mayor parte del libro.  La visión del Signo del Origen y del camino a K'Taagar era un conocimiento revelado y que no se obtenía por un simple acto de voluntad. El gran privilegio de los arios era que además de Alma poseían espíritu, las razas humanas no-arias solo poseían Alma. Ese privilegio se podía perder de no preservar el Pacto de Sangre. Esto es un resumen bastante grosero de algunas de las líneas centrales del libro que se aclaran en los primeros capitulos del mismo.

El libro no deja de insistir una y otra vez en la indiferencia y carencia de moral, el "vale todo", de los auténticos dioses cósmicos. Pero al mismo tiempo habla de un Cristos Lúcifer, Navután, el Wotan u Odín nortico, cuya historia tendría ciertos paralelismos con el Jesús cristiano. Este Lucifer se habría sacrificado para favorecer el retorno al origen de la raza aria. ¡Este dios habría arriesgado su divinidad por compasión!, Navután supuestamente combatía contra potencia o dioses hermanos, por más que se lo quiera denominar traidores, no sirve aquí alegar que la compasión no era por el animal hombre, la compasión también era en contra del hombre dios, al que no se puede denominar traidor sin una moral.  La supuesta felicidad e indiferencia moral de los dioses hiperboreos se contradice al mismo tiempo con esta fantasía. Estas contradicciones no deben sorprender, no se debe esperar consistencia lógica en fantasías con semejante grado de delirio. A pesar de lo abrumador que resulta el libro de Moyano este es solo la punta del iceberg entre la totalidad de la parafernalia mitomana y ocultista del nazismo, todavía mucho más amplia y variada que la de Moyano. 

Por otra parte hay una historia paralela a todo lo que seria la lucha cósmica de la raza aria, que es la del personaje Nimrod de Rosario, que hace del psiquiatra en el libro y que como tal no parece que fuera muy brillante. Ese nombre es el seudónimo de Moyano Roca con el que se pública originalmente la novela. Este comienza a indagar en todo ese supuesto pasado mítico y de ancestrales de conspiraciones, a través de una de sus pacientes Belicena Villca, de quien recibe el título el libro. Belicena Villca es asesinada por los Golem, judios-francmasones o como se les quiera llamar, es una de las cosas del libro a las que no les puse mucho cuidado. Nimrod de Rosario se ve envuelto en la trama porque Belicena Villca ve el Signo del Origen en él. Revelación que este finalmente termina por aceptar. Aun con lo poco que se ha dicho parece bastante claro que Belicena Villca es una proyección consciente de la madre de Moyano Roca, de cuya cordura se hicieron algunas curiosas observaciones al principio de este texto.

Casi todo el libro es simplemente una narración de la conspiración de judios, masones y otros raros grupos en contra de la raza aria y los depositarios de su auténtica tradición. Es una tremenda narración, sustentada por un amplio conocimiento de historia universal y un políglota dominio y hábil manejo de muchos términos y fraseologías de las más variadas culturas, etnias y tradiciones religiosas, sectarias o esotéricas. Es abrumador, a mi se me hace que es una especie de ataque por buffer overflow (una técnica de hacking) para ejecutar en nuestros cerebros el código privilegiado de hacernos devotos a las delirantes ideas de Moyano Roca y de quienes sean que casi seguramente están detrás de él. Debe en todo caso admitirse la genialidad  en cuanto a la construcción de toda esa monstruosa trama conspiranoica.

Desde otro punto de vista, la superioridad moral en el libro no se expresa mediante una mayor virtud u honor, como creen sus propios personajes, sino haciendo, suponiendo o describiendo a los otros más canallas que nosotros o tan canallas como nosotros 'Yo soy un canalla porque tú eres un canalla'. Es un sistema en donde la justicia se identifica fácilmente con la venganza y la crueldad. Como ocurrió realmente en el mismo nazismo. Por ejemplo, cuando el libro se refiere al monstruoso proceso tortura que sufrieron los templarios y que JVG describe deforma tan conmovera, lo justifica diciendo:

"aquellos tormentos eran meras caricias frente a las refinadas torturas que los Golen aplicaron en más de una oportunidad a los Señores de Tharsis"

Este es párrafo completo:

Los principales jefes Templarios, el Gran Maestre Jacobo de Molay y otros tres Golen, continuaban prisioneros en la Casa del Temple de París. Durante tres años se les aplicó sistemáticamente el tormento con el propósito de hacerles confesar ciertos aspectos sutiles de la organización templaria; dos datos interesaban especialmente a los Domini Canis: deseaban conocer las vinculaciones con Oriente, con la Fraternidad Blanca, si existía una ruta segura hacia la Morada de los Inmortales; y saber si permanecían actualmente en Francia, o en algún otro lugar de Europa, agentes de las Potencias de la Materia, Maestros de la Fraternidad Blanca, Inmortales Golen, etc. a los que se procuraría capturar de inmediato. Sin embargo, con todo lo terrible que puedan ser considerados, aquellos tormentos eran meras caricias frente a las refinadas torturas que los Golen aplicaron en más de una oportunidad a los Señores de Tharsis. De todos modos, un bando de Nogaret anunció que el 23 de Marzo de 1314 los herejes serían ajusticiados en la Isla de los Judíos, un islote frente al palacio real donde los domínicos solían quemar a los hijos del Pueblo Elegido.

Lo esencial no es el drama humano sino la dimensión fantástico-mágico-conspiranoica. No hay que comprender al otro, lo que hay que comprender es al propio dios racial, al dios de la sangre. Se cree comprender al dios del enemigo y por tanto no tiene que comprenderse al enemigo, pero en realidad no hay margen ni siquiera para eso, la propia sangre es todo la convicción necesaria, por eso no hay que dialogar o negociar y no importa matar a inocentes, mujeres y niños. Lo importante es la lucha cósmica entre la potencia aria y la judia, es incluso anticuado hablar aquí de una lucha entre el bien y el mal, son conceptos demasiado humanos, ni siquiera tienen resonancia en la lucha cósmica y desde la perspectiva humana, no es ni remotamente la de novela, en realidad no hay lucha entre el bien y el mal sino entre dos formas de maldad. Hasta para el más ignorante es difícil que Moyano Roca lo convenza de que los nazis son los buenos. Identificarse con cualquieras de esas fuerzas cósmicas es más bien psicopático.

Fíjese la grandiosa descripción que hace la novela de la diosa Kuan Yin:


 –Ayer le dije a dos de Vosotros que si pudieseis ver el mundo sutil comprobarían que nos encaminábamos hacia el Santuario de Hsí Wang Mu –recordó Bangi–. Hoy hemos avanzado un trecho y nos aproximamos más a Ella, la Madre de la parte animal del hombre. Pero vosotros seguís sin verla, a pesar de que su presencia está en todas partes. ¿Os impresiona su imagen? Pues ¿qué sería de vosotros si lograseis levantar el velo de Mâyâ y contemplaseis a Kuan Yin en toda su Inteligencia y Majestad, en su total Omnipresencia Misericordiosa ? Os lo diré: ¡no podríais resistir la Mirada de la Diosa del Amor Animal, la Compasiva del Corazón!

–Y no podríais hacerlo porque la suya es una mirada de muchos ojos, de cientos de ojos, de millones de ojos, que observan el corazón del hombre, o jîva, aguardando que se aproxime e identifique con su âtman, el Arquetipo Divino creado por Brahma a semejanza de Sí Mismo. Y para eso la Shakti Kâkinî hace oír su voz en el sonido anâhata shabda, y dice “om mani padme hum”, “Oh tú, joya que está en el loto”, “Oh Madre que está en el chakra”, “Oh Devi, que está en el Anâhata chakra”. Y si el jîva escucha este mantram, y lo recita como anâhata japa, se convierte en jîvâtman; y también recibe la kâlagiya, la señal para ingresar a Chang Shambalá e integrarse a la Fraternidad Blanca.


En cada punto del Espacio real hay un pequeño globo o átomo arquetípico, que simboliza con exactitud la unidad de Brahma, El Creador. Y en el centro de cada uno de tales átomos, hay un ojo con el cual El Uno se contempla a Sí Mismo desde todas las cosas creadas. Cada ojo del Padre Uno se llama Yod, pero cada pupila le pertenece a la Madre Kuan Yin. Cuando la sangre del hombre es estigmatizada por los Señores del Karma, y el dolor penetra en los ojos de El Uno como una sinfonía placentera, las pupilas de la Madre Kuan Yin suavizan los acordes sufrientes con la Misericordia de su Corazón. Por eso Ella es Avalokiteshvara, un Bodhisattva de Compasión. Si, Kameraden occidentales: esta imagen que os impresiona es apenas un opaco reflejo de Kuan Yin tras el Velo de Mâyâ. ¡Aquí mismo, en este momento, la Diosa danza el Baile de la Vida y sus incontables ojos miran en vuestros Corazones buscando el calor del Amor! ¡Kuan Yin quiere sentir a Vuestros Corazones palpitar de Amor por las cosas creadas! ¡Quiere sentiros estremecer de compasión por el dolor que azota la vida del hombre, el dolor causado por quienes se apartan de la armonía del Universo, de la Ley del Uno! ¿Y qué recogen los ojos de Avalokiteshvara en Vuestros Corazones? Solo Frio y Odio, en lugar del Calor y del Amor a la Vida. Y entonces se retiran envueltos en llantos los ojos de la Madre, prometiéndose ayudaros para que tornéis a la condición animal, al Corazón cálido de los que aman la Vida tibia. Ella es la Madre de los animales hombres, de los pasúes: ¡Su Misericordia os alcanzará y os calentará el Corazón con su Amor, desalojando al Frío y al Odio, al duro hielo! ¡Y lo hará aunque tenga que girar la Kâlachakra y convertiros en simios primitivos!
 


No, no es la maga Circe la que convierte a los  hombres en animales, ¡Es una santa!, ¡Es Kuan Yin la diosa de la misericordia!. El peligro del héroe de Ulises o Jasón no es Circe o Medea, ¡sino la diosa de la misericordia! ¡No son los apetitos ni los vicios mundanos los que nos hacen animales, sino la compasión!. Es una subversión, una inversión, de los arquetipos tradicionales.

Pero aquí, con vosotros, está Ganesha, el Hijo de Shiva, a quien llamáis Kurt. ¿Qué ha visto la Diosa Madre del Oeste en el Corazón del Hijo de Shiva? También Frío y Odio, pero formando el nido para la máscara de la Muerte Fría, el refugio de Kâly, La Negra. Sí, en el Hijo de Shiva está la abominación mayor, porque ha hospedado a la Muerte en su Corazón, a la Máscara de la Muerte que oculta la Verdad Desnuda de la Negrura Infinita de Sí Mismo. En el Corazón de Ganesha, sobre el cuerpo muerto del pasú, hijo de la Madre Kuan Yin, danza Kâly La Negra el Baile de la Muerte Fría; y en el cadáver del pasú, que es carroña, está viviendo aún el falo de Shiva, el lingam diamantino de vajra: frente al símbolo de la virilidad absoluta, Kâly se descubre y deja manifestar a Pârvatî Frya, la Verdad tras la Muerte Negra; Pârvatî Frya realiza entonces el yonimudrâ sobre el lingam de Shiva, y Bhairava resucita en el Corazón del Hijo de Shiva; ¡ha nacido anormalmente un Niño de Vajra en el Corazón de Ganesha! ¡un niño engendrado por el Espíritu de Shiva con la Verdad tras la Máscara de la Muerte! ¡un niño gestado en la matriz de la Negrura Infinita de Sí Mismo! ¡un niño nacido en la vulva rota del Corazón muerto del pasú! ¡un Niño de Vajra, un Niño de Diamante, un Niño de Piedra, un Niño de Rayo, un Niño de Fuego Frío, un Niño Dios ! ¡un Niño que es la Vruna Increada y que está más allá de Kula y Akula, más allá del Tiempo y del Espacio, más allá de la Vida y de la Muerte, más allá del Bien y del Mal, definitivamente más allá del pasú asesinado por Kâly en el Corazón del Hijo de Shiva !

Son Circe y Medea, asimiladas a Kâly y sobrepasas por ella, las que vienen a ser ahora las madres del héroe, que en este texto es Kurt (al que se identifica con Ganesha). El texto es aun más complejo de lo que permite ver estas analogía y no manejo del todo la terminología indú. Puede incluso que tenga varias capas de interpretación.  Sin embargo el sentido que le he dado es sin duda parte de esas capas. 

En esta parte del libro los kâulikas o devotos de la Kâly enemiga de Kuan Yin, expresan un temor patológico por la diosa de la misericordia. Están en sus dominios, en un lugar al que no se atreverían a ir sino hubiese sido por seguir al que consideran su héroe y salvador, el alemán Kurt, el portador del signo sagrado. No perciben como una debilidad el miedo que sienten hacia Kuan Yin, le temen como se le teme a una enfermedad, no hay una mayor interiorización o conciencia de ese miedo, no hace falta.  El peligro es sin duda sucumbir a la compasión, lo cual se llega a calificar de inevitable de no contar con la presencia del hijo de Shiva. La conciencia de ese temor viene a ser compensada por la veneración al héroe predestinado, el alemán Kurt, el hijo de Shiva.

El lugar en el que están los kâulikas es cerca de una pasaje dimensional a Shamballa (Shambalá en el libro). Esta Shamballa es de hecho una ciudad mítica de la religión tibena y de extrema importancia en el budismo tántrico, seria el equivalente para los cristianos de la Jerusalén celeste. Para algunos es solo un estado de conciencia para otros una dimensión paralela a nuestro mundo. El libro la toma como esto último. Nicolas Roerich escribió un libro muy hermoso sobre su expedición en busca de dicha ciudad. Los kâulikas según el propio libro serían además los practicantes de los que algunos describen como un tantrismo negro o vama marg (vâmo mârg en el libro), que se traduce como de la mano izquiera y que es sobre todo la manera en como lo denominan sus enemigos, los seguidores de Shambalá. Kenneth Grant, el conocido crowleyano,  fue seguidor y escribió también sobre este tipo de tantrismo. Para el que esta medianamente familarizado con todos estos términos el libro de Moyano Roca adquiere una resonancia tremenda. Existe una profecía budista que pregona un ataque de todas las fuerzas oscura a Shamballa, el lugar más sagrado de la Tierra,  en una batalla final de todas en los ultimos tiempos. Así como el ataque al judaismo, que fue profetizado por San Pablo, fortalece la Fe en este pueblo como el elegido, de la misma forma el odio destrutivo en el libro de Moyano Roca hacia Shamballa también tendría en muchos el mismo efecto. El diablo confirma la existencia y fortalece la creencia en dios.

El diccionario teosófico de Blavastky también habla de unos  Bhons o "Casquetes rojos", análogos a los kâulikas de Moyano Roca, practicantes de un tipo degenerado de mágia:

Literalmente: "Casquetes rojos", una secta del Tíbet. Antes del advenimiento de Tsong-ka-pa en el siglo XIV, los tibetanos, cuyo budismo, deteriorado por ellos, había sido horriblemente adulterado con las doctrinas de la antigua religión de los Bhons, eran todos dugpas. Desde aquel siglo, sea como fuere, y después de las rígidas leyes impuestas a los gelupkas ("casquetes amarillos") y de la reforma y depuración del budismo (o Lamaísmo), los dugpas se entregaron más que nunca a la hechicería, a la inmoralidad y a la crápula. Desde entonces, la palabra dugpa ha venido a ser sinónima de "hechicero", "adepto de la magia negra" y de toda cosa vil. En el Tibet oriental hay pocos dugpas, si es que hay alguno, pero se congregan en Bhután, Sikkim y países limítrofes en general. Como no se permite a los europeos penetrar más allá de aquellas fronteras, y como los orientalistas no han estudiado nunca el Budo-Lamaísmo en el Tibet propiamente dicho, sino que juzgan de él sólo de oídas y por los que Cosme di Köros, Schlagintweit y unos pocos más han aprendido de él por conducto de los dugpas, confunden ellos ambas religiones y las juntan bajo un solo título. Así, exponen al público Dugpaísmo puro en vez de Budo-Lamaísmo. En una palabra, el budismo del Norte en su forma purificada, metafísica, es casi enteramente desconocido. (Los Dugpas o Bhons, la secta de los "Casquetes rojos", son tenidos como los más versados en hechicería. Habitan en el Tibet occidental, el pequeño Tibet y el Bhután. Todos ellos son tantrikas (gente que practica la peor forma de Magia negra). Es altamente ridículo ver algunos orientalistas que han visitado las fronteras del Tibet, tales como Schlanginweit y otros, confundiendo los ritos y repugnantes prácticas de los dugpas con las creencias religiosas de los Lamas orientales, los "Casquetes amarillos" y sus Narjols u hombres santos

El colombiano autodenominado Samael Aun Weor, va más lejos y dice que dichos Bhons son, como dice Moyano Roca de los kâulikas, enemigos de la mítica Shamballa. De hecho en al menos uno de sus libros también se refiere a los kâulikas y su tantrismo negro.

Sin embargo ni Blavatsky, ni ninguna tradicción de budista que conozca llega hablar de una lucha ancestral como la que describe Moyano Roca. Ni mucho menos a predicar el odio que rezuma en sus libros contra ningún grupo contrario a ellos. Los cree condenados por sus prácticas de magia negra pero no por tener una sangre o una raza determinada, sino por su ignorancia.

Cerrando el tema debo advertir nuevamente que la vasta cantidad de ocultismo que se observa en el libro son de muy diversas fuentes: teosoficas, radiestesicas, mitológicas, cabalísticas, etc. Lo admirable del libro es la forma sintética y coherente en como ha abarcado del todo esa amplia parafernalia de ideas y corrientes del exoterismo y esoterismo. Se necesita un esfuerzo grande para eso. Para juzgar que tan grande fue el esfuerzo que hizo Moyano Roca habría que estar muy bien informado sobre sus lecturas e influencias. En ese sentido soy un amplio ignorante.

Es también desde ese punto de vista que la lectura del libro de Moyano resulta un paseo si se compara con otros como, por ejemplo "La Doctrina Secreta" de Blavatsky, que es extremadamente caótica en ese sentido. Pero careciendo de esa y otras referencias el libro podría resultar  deslumbrante o desconcertante para el lego. Un cierto bagaje de historia antigua (recomiendo el 'Manual de Historia Universal' de JVG), algo más de los libros de Blavatsky y algunos otros teosofos o el Libro de Oera Linda  (este libro no es intolerante sino al contrario, pero seria un fraude, mucho más sofisticado que el trabajo de Moyano, recomiendo leerlo solo con enfoque literario), podrían ser muy útiles en este sentido, permitirían juzgar con más criterio y no quedar avasallados por el contenido enorme del libro de Moyano, espero que mi humilde artículo también pueda contribuir en algo en ese sentido. No lean a J.J. Benitez.

Reflexiones finales


La verdad es la verdad y no necesita  vestirse de ninguna tradición, corriente religiosa o esotérica por antigua o sagrada que esta parezca. La verdad viene siempre desnuda y no es siempre fácil mirarla de frente. Finalmente la verdad vendrá a nosotros, tarde o temprano pero la hará, esta no hace distinción de nadie y solo necesitamos ser racionales para afrontarla. Hasta ahora los mejores aliados para llegar a la verdad son la Razón y la Ciencia. 

Creo que la humanidad es una sola. Que nuestra capacidad para sobrevivir sobre el planeta y, llegado el caso, de expandernos por el espacio dependerá del reconocimiento de esta verdad. La Filosofía y la Ciencia finalmente algún día nos librarán o nos permitirán  todos nuestros complejos y condicionamientos nacionales, religiosos o raciales y finalmente llegará el momento en el que todos seremos cosmopolitas. En donde la verdadera patria sera el Hombre.  Nuestro esfuerzo por comprender otras culturas es un paso en esa dirección. La mezcla racial por si sola es solo algo material, el esfuerzo espiritual es mucho más que eso. Para ejemplo, nosotros, los venezolanos que a pesar de nuestro mestizaje conocemos, comprendemos y hemos asimilado muy poco de nuestra propia cultura: historia, tradiciones, etc.

Si existe un inconsciente colectivo, como decía Jung, aun más profundo que el freudiano, y que es la fuente de complejos culturales y odios átavicos,  la intolerancia racial, religiosa e incluso de gran parte de las fantasías de Moyano Roca,  debería haber entonces  un inconsciente aun más profundo en donde la humanidad se reconozca como una sola y sea parte del todo, un inconsciente cósmico.  

Como bien dice Rousseau en sus Confesiones el odio es algo que el hombre noble (o aristocrata de espíritu) no puede permitirse. Nietzsche no fue filósofo en ese sentido. Lo mismo que decía Rousseau para el hombre noble vale para  el teósofo, místico o cualquiera que diga seguir el camino del espíritu. En ese sentido la sabiduría del libro de Moyano Roca es escasa o nula. Es difícil en todo caso no odiar a un Nazi. De hecho  cuando recordamos mejor el contenido del libro los contrarios parecerían tocarse. Los altos iniciados  kâulikas le temen al símbolo de una diosa, la Guan Yin china, por la compasión y piedad que esta representa e induce.  Más o menos en la misma medida pareciera que nosotros no podemos permitirnos el odio, algo que podría hacer sonreír al héroe Nazi. Pero el miedo a la misericordia en el kâulika es algo patológico, recuerda hasta cierto punto al miedo o la adversión que sienten según Dion Fortunue ciertos psíquicos naturales por las cruces cristianas, algo que según Nietzsche también le ocurría a él y decía compartir con Goethe. No pocos de los psíquicos natos, según Dion suelen tener encarnaciones pasadas ejerciendo ritos de magia negra y cultos diabolicos, de allí esa aversión y su recomendación de estar prevenidos contra esa clase de psiquismo. 

La Cruz: cuidado, es un arma


Pero en el caso de la aversión del filósofo por el odio se trata de una aversión y una resistencia intelectual, no patológica y por tanto es más espiritual. En lo personal no encuentro nada más neutral que una cruz y en cuanto a un símbolo religioso no veo porque alguien pueda hacerle perder los nervios cuando también podría hacerle reír o sentir desprecio.

Desde los tiempos de Sócrates resulta extremadamente difícil tomarse en serio la idea de una deidades esencialmente irreconciliables entre si y que básicamente se jueguen, entre  luchas y antagonismos titánicos,   el destino del hombre. Los filósofos, en el tiempo de Sócrates, se encontraron ante la penosa tarea, para su época,  de rechazar esas deidades o postular la existencia de otras, que fuesen todo sabiduría, todo amor o todo comprensión. En la actualidad resulta mucho más fácil ser ateo. El libro no viene a cambiar nada de eso, no le hace ninguna mella. Por otra parte, si los dioses quisieran esclavizar a los humanos, algo totalmente infundado, porque ni siquiera es claro que exista un más allá o unos dioses y tampoco es obvio que este mundo sea una prisión (muchos son quienes lo disfrutan y desearían no morir jamás), ¿la mejor estratégia no seria precisamente la dividirlos y aprovecharse de la vanidad, la  arrogancio o el resentimiento de algunos (por ejemplo, eso de la raza superior) para hostilizar y subyugar al resto?. ¿Es la cultura un arma? Si a eso vamos hasta la tetas de la más bella y voluptuosa de las mujeres podría ser un arma estratégica. Llevar el lenguje bélico hasta ese punto puede ser muy contraproducente. En alguna parte leí que los hititas que eran una cultura predominantemente militar no tenían libido. De los espartanos se sospecha que eran predominantemente homosexuales. Estos ultimos no dejaron ningún legado a la historia, su lapidario y agudo lenguaje lacónico, producto de su cultura militar, de hablar solo para recibir y dar órdenes, se asemeja a su paso por la historia, no dejaron casi nada para la posteridad, casi todo se lo debemos a los mucho más charlatanes, frivolos y divertidos atenienses . Creo que si de verdad queremos alcanzar la plenitud en esta vidad más vale actuar de buena fe y no llevar las sospechas y la conspiranoia hasta el punto de que la cultura sea un arma.  Y esta por lo general cuesta mucho trabajo adquirirla y desarrollarla como para desecharla sin más. 

A Heinrich Himmler ese Gran Maestre de la Werwelsburg, cosa que también creía Miguel Serrano, la escuela de la "Iniciación al Conocimiento Más Oculto de la Orden Negra de la SS", luego de que este objetara los planes de exterminio de los judios, no por humanidad sino por lo abrumadoras que eran sus tareas, Hitler en uno de sus muchos ataques de rabia le dijo:
  
-" Yo he hecho de ti un hombre..por mi vales...y ahora no quieres obedecerme...¿Eres acaso un traidor?!!!." (fuente)


Si uno recuerda que antes de eso Himmler se dedicaba a la cría de gallinas, entonces tal vez crea que no se lo dijo por nada. Pero no, definitivamente no se debería tratar así al Gran Maestre de la Orden Negra, debería haber una etiqueta, un trato más cortés, elevado y diplomático entre semejantes Caballeros y Altos Iniciados.

Himmler además tenía la necesidad de un masajista para resolver los problemas psicosomáticos que le causaban las crueles y abominables tareas de extermino. ¿Dónde estaba la Shakti de Himmler cuando lo aquejaban semejantes dolencias que no eran dignas del temible Gran Maestre de la Orden Negra? ¿qué paso con las prácticas tantricas o ocultistas que debían ponerlo a sobreresguardo de cualquier debilidad psíquica, compasión o crisis de conciencia? De hecho ese masajista, Félix Kersten, supo sacar no poco provecho de sus debilidades, lo espió para los gobiernos  finlandés y sueco. He allí la importancia de que el Maestre de la Orden Negra sea mucho más duro. Pero es precisamente contra la dureza contra lo que más previene el taoismo, así que no creo que Lao Tset hubiese podido estar de acuerdo con la idea de un hombre de piedra.

Hubo un Nazi  que era mucho más duro y sagaz: Reinhard Heydrich. Ese tipo si que era temible, se dice que es el responsable de una jugada maestra que hizo que Stalin terminara ejecutando a la flor y nada de los generales rusos. Era tan inteligente y avisado que terminó sospechando del masajista de Himmler y probablemente habría terminado de descubrirlo y hacer que confera de no habérselo evitado el mismo Himmler. De hecho es muy probablemente que el competente Heydrich haya podido desplazar al mismo Himmler. Hasta se sospecha que fue quien lo mató. El problema con Heydrich, como en el caso del Troski que termino siendo expulsado por ser demasiado comunista y marxista o como lo que le podría pasar ha alguien en mi país por ser demasiado socialista, es que Heydrich era demasiado Nazi. Y era demasiado competente. Si no lo hubiese matado el servicio secreto inglés, gente sin duda muy competente,  es probable que lo hubiese hecho alguno de sus más cercanos, Canaris (que no era un Nazi de verdad) o el mismo Himmler, pero mucho menos este último. Un secretario suyo lo traciono por el masajista y se dice que despertaba un gran temor y desconfianza entre mucho de sus allegados. Así que la gran Hermandad y Fraternidad de la Orden Negra también era una farsa. La frialdad de Heydrich, aun comparada con la de otros Nazis es de vértigo, fue el arquitecto de la solución final, entre otras cosas. Pero a la final resulta que no era tan listo, se confio demasiado y por eso lo mataron, tal vez no había realmente concientizado las terribles fuerzas que desataba y entre que las que se movía, tal vez se trataba de un psicopáta constitucional y un psicópata no es del todo un hombre.  Menciono a Heydrich para no sustentar tanto la estúpida idea de que detrás de todo gran villano siempre vamos a ver ha algún masajista haciendo de las suyas a sus espaldas. Tengo mucha maña con eso.

En cuanto a Hitler siempre lo he visto como algo más que un neurótico y un sádico que hecho por tierra con su liderazgo,  la idea de que la barbarie para cometer las mayores atrocidades era algo que no le podía pasar a uno de los pueblos más civilizados de Europa, un líder no muy lejos de Paul Schäfer Schneider el fundador de la Colonia Dignidad en Chile. Con su idolatría por semejante energúmeno los alemanes evidentemente no demostraron ser una raza superior. Aun después de leer el libro de Moyano Roca, en donde se afirma, pero no se demuestra, el liderazgo místico de Hitler, sigo sin poder replantearme del todo eso. Es obvio que su liderazgo era demoníaco.

Hice la lectura del libro de Moyano Roca puramente con un interés literario. Esto desde luego puede ser arriesgado y comprendo perfectamente que  pueda  confundidir  a  mucha gente. Pero creo que es simplemente equivocado llevar nuestra aversión al nazismo o cualquier otra forma de totalitarismo hasta el punto de no ver, ni profundizar en cualquier manifestación artística o cultural que este pueda tener. Lo único que lamento es que a duras penas tengo tiempo para dedicarme a semejante ociosidad ...

Bueno hasta aquí la disertación sobre un trabajo que aunque Frankenstein es interesante y entretenido. Si no se es ningún poseso y se tiene paciencia se debería poder leer con relativa tranquilidad. Lo inquietante es el tremendo nido de vivoras que se cuece detrás de toda la obra literaria de Moyano, después de todo el nazismo es tan virulento y nocivo como la peste.

8 comentarios:

jhonathan javier moreno dijo...

en el símbolo de la cruz mi querido amigo se encuentra un esoterismo profundo de arte órfico,alegorico de los anillos de salomon,o de un único anillo de poder que gobierne a los 4 restantes,el símbolo de la cruz es este anillo único,por cuyo símbolo venceras,por que es el anillo de venus.quinta esencia del arte.que no es otro,sino el de la disosiacion psicótica,por el amor,y el apego primario.los 4 anillos,amor maternal,amor conyugal,amor fraternal,amor mistico,y amor a si mismo,donde se encuentra,ocultado el anillo de venus,en tu propia sangre,repleta de endorfinas,hormona que produce el apego primario,y apego a los demás anillos,la cruz es un doble símbolo de la madre,tierra y la madre mistica,ambas reflejadas en la madre materna,cuya leche contiene el signo de la esclavitud para los hombres,las endorfinas,anillo de venus,por el que nos dominan,.......

Caballero Tirodal dijo...

No es que Hitler se aprovechó de la imagen de Chaplin. Es al revés, ✡Charles Chaplin✡ hizo ésa película para riduclizar a Hitler.

Por lo demás. Buen artículo. Bonitas reflexiones. A mí el Misterio de Belicena Villca me transformó por completo, no vale la pena ni explicarlo. Es una experiencia interna.

Kuznacti lksa dijo...

Lo que dices es correcto. De hecho hay errores en ese parráfo, he corregido algunos, el de la pregunta lo dejo, para que conste. Con la pregunta creía ser irónico, pero solo me salio una moriqueta. Me refería a cositas como el bigote de Chaplin, ese bigote era muy famoso incluso antes de que Hitler comenzara su carrera política. Para que se entendiera la idea debí haber sido más explicíto.

Chaplin se aprovecho, y con razón, de la imagen de Hitler, pero lo hizo también en provecho de la humanidad.

Supongo que la novela fortalecio aun más tus prejuicios dándoles una dimensión más profunda y atávica. Admito que es bueno para eso. Jung le llamaba inflación del Ego, lo describe y explica de forma magistral en muchos de sus libros. Esas cosas después de todo si se pueden explicar, al menos hasta el punto en donde se puede demostrar el error ...

Anónimo dijo...

Varias acotaciones a su articulo:
Cuando se cita lo de "Una mentira 1000 veces repetida.....", y se da la autoría a Goebbels se está obviando que la cita completa se refiere a un comentario de este sobre la propaganda inglesa de guerra , pero lo que ha quedado para la posteridad es esta eterna letanía sacada de contexto.....
El resto de los comentarios se resumen en "LA CULTURA ES UN ARMA ESTRATÉGICA"...falta añadir de la SINARQUÍA, es decir que todas las preeminencias aceptadas por el individuo medio como es su caso, le llevan a las mismas conclusiones futiles y carentes de profundidad.
Es sabido que si partimos de una premisa falsa nuestro impecable método científico inductivo-deductivo nos llevará a conclusiones erróneas.

Dicho esto debiera Vd. revisar los libros sobre el tema del Holocausto, de Fred Leuchter,Robert Faurisson,etc así como toda la investigación llamada "revisionista", para intentar arrojar algo de luz sobre sus puntos de vista.Si tira Vd. de ese hilo se le aclararán muchas cuestiones de la novela.
Saludos

Kuznacti lksa dijo...

Valoro el comentario y lamento no haberlo leído antes. Gracias.

Desconocia el contexto en el cual Goebbels dijo esa frase, ese contexto como usted hizo notar, arroja una luz muy distinta sobre esa frase. Pero en todo caso Goebbels mintió una y otra vez. Era un ministro de propanda y su trabajo era precisamente mentir y evitar la salidad a la luz de muchas de las barbaridades y atrocidades nazis.

En cuanto a que la "Cultura es una arma estratégica" no creo que le falte agregar de la Sinarquía, porque el ente al que se dirige esa frase en la novela es más ubicuo, aunque se enfoque sobre todo en la supuesta Sinarquía. Por ejemplo la cultura también es un arma estratégica del Demiurgo, Jehova-Satanas. Usted se va a lo concreto pero olvida el lado místico que es mucho más importante para Moyano, no para la gente que tiene los pies en la Tierra. Por ejemplo, ¿que necesidad tenía el tío Kurt, el personaje de la novela, de matar a todos los mojes que consiguio en la isla? ¿Y toda esa comedia de planearlo meticulosamente como si de verdad fuera a enfrentarse contra un ejército muy bien armado, cuando se trataba solo de monjes desarmados, mujeres y niños? Algo que sin duda revela una falta de moral, ausencia de escrúpulos y presencia de cobardía insólitos, pero se trataba también de la lucha espiritual, aquellos monjes eran también demonios y había que aplastarlos de forma implacable ... de acuerdo al delirio místico del personaje que veía aquellas gentes como una emanación también del Demiurgo.

En cuanto a leer los libros de los revisionistas, objetores o negadores del holocausto, francamente no tengo mucho tiempo para esa clase de libros, aunque tal vez lo haga en algún monento si tengo la oportunidad. Tengo el holocausto como uno de los crimines mejor demostrados, no creo que nada pueda cambiar eso.

En mi opinión el Holocausto no es una cuestión de revisionismo sino de aceptación y trabajo social y espiritual. Trabajo social de divulgación y educación para prevenir que algo semejante vuelva a suceder y trabajo espiritual para controlar esas fuerzas inconscientes, subterráneas y oscuras que provocaron el holocausto, que han provodo muchos otros crimines en el pasado y que en la actualidad aun sigue siendo causa de odio y crimenes. El futuro también luce muy oscuro y apocalíptico debido a eso. Hay que hacer un verdadero trabajo alquimico para transmutar toda esa fuerza negativa en algo más productivo y provechoso para toda la humanidad. Fíjese usted que por Ejemplo Moyano, ni los personajes de la novela, niegan el holocauste, así que sin duda usted debe ser al menos más moderado, al poner en duda algo así.

Negar el holocausto es dejarle el campo abierto a esas fuerzas para que campen a sus anchas y acosionen desastres aun peores.

Hay que también reconocer que el holocausto es a penas de la punta de icerberg de muchos otros crimenes y formas de maldad, cuyo estudio acumula volumenes enormes tanto en la psicología como en las ciencias sociales. Estas formas de mal suelen anidar y prosperar debido a la cobardía de la mayoría de la humanidad.

Vale la pena también estudiar esas cosas. Debemos intentar entender porque la gente puede volverse tan cruel y inhumana. Los ejemplos que se me ocurren en este momento son los experimento de Milgram y a carcel de Stanford:

https://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Milgram
https://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_la_c%C3%A1rcel_de_Stanford

Arnold L dijo...

Muy bonito lo que dices, pero solo estas hablando desde la historia del ganador, que hay de los vencidos? Menciona una prueba del holocausto para entender tu firme creencia a que existió. Y no digas confesiones que esas mismas fueron provocadas por torturas y amenazas.

Kuznacti lksa dijo...

Debería ser alrevés, usted quien daria pruebas de tan gran mentira, porque el holocausto no esta en tela de juicio es una verdad aceptada y demostrada. El argumento de que la historia la escriben los vencedores, no me parece una gran objección. La historia la escribe quien sepa escribir y puede perfectamente ocurrir que los vencedores no sepan leer ni escribir, puede que ni si quiera valoren la verdad histórica de algo o de nada y para ellos el tiempo solo sea una asunto totalmente nebuloso, un tejido de mitos y supersticiones,en cierto modo parecido a lo que propone Moyano en su novela. La historia la escribe quien en primer lugar reconoce la importancia de la verdad histórica, la importancia del calendario y de la fecha exacta de un acontecimiento, estudia a fondo los hechos, investiga las ruinas y las pruebas materiales de las civilizaciones. Es una máxima en la criminalística de que no existe el crimen perfecto, mucho menos puede haber una tapadera histórica que pueda encubrir toda la barbarie, crueldades, vejamenes y crimenes de una civilización.

En cuanto al holocausto esta la documentación tanto bibliográfica (los documentos de los campos de concentración y de las ordenes o informes de exterminio) y visual (las fotográfias y los videos), los testimonios de los sobrevivientes y todas las grabaciones que los recogen ...

Pero no es sorprendente que usted haya decidido ser esceptico en cuanto a este tema. Después de todo se puede ser esceptico sobre todo. Puede que solo seamos meras sombras de una simulación virtual, que haya miles de universos paralelos, que todo esto no sea sino un sueño, que no exista ninguna verdad (lo cual es una autocontradicción porque entonces eso seria verdad) ... en el caso extremo ese escepticismo puede transformarse en nihilismo. Pero hay gente que prefiere la fantasía y decide creer en cosas como la que cuenta Moyano, quien por cierdo, digo una vez más, no negaba el holocausto. Moyano lo que negaba era la humanidad, la espiritualidad de esos judios a los que extermino el nazismo. Esa era una negación más profunda y radical, extremadamente cruel, pero profunda. Profunda en un sentido negativo y tenebroso, irracional. Lo que quiero que se vea es que los negadores de cosas como el holocausto o de que el hombre llego a la Luna y cosas así forman parte de una inmensa constelación de negadores de todos los tipos. Creo que quien comienza a negar cosas como el holocausto, a penas a comenzado a bajar por la pendiente, pero ya esta en ella y no le falta mucho para que comience acelerar, hasta que el descenso y el vértigo sean imparables, cuando menos lo espere, si es que lográ llegar cuerdo o consciente a esa estancia, estará con los máximos negadores, los negadores de verdad, los asesinos, a los que el se nego a reconocer en un principio, y para estar allí hay que ser uno de ellos, no hay otra forma.

El nazismo es un gusano y anida en la oscuridad. De lo que se trata es de buscar la luz.

Kuznacti lksa dijo...

Estuve buscando donde leí exactamente la afirmación del holocausto de Nimrod del Rosario o Luis Felipe Moyano y me encontré con esta cita:

"Por eso, quien lucha contra el judío, o se defiende de él, tiene la obligación de levantarse contra la mentira, su producto exudado. Por eso yo también lucho, sincronísticamente, contra la mentira del holocausto judío. Afirmar que este holocausto es verdad, como usted lo hace, es colaborar con el judío, dejando de lado todas esas sofisticadas interpretaciones de que me habla".

No se si además leí algo más en otra parte. La busque porque me dí de cuenta como varios de los comentaristas no advierten lo perfectamente coherente de la cosmología y mitomanía de Moyano con la terrible realidad del holocausto nazi. De hecho incluso me puse nervioso cuando leí en varias web la supuesta negación del holocausto nazi por parte de Moyano, temía habermelo figurado yo solo en un intento inconsciente por despreciar aun más su pensamiento. Pero no me lo figure. Me gustaría tener una cita textual de él, en primera persona, negando el holocausto, porque seguramente muchos defensores de Moyano se aferrarán a que el testimonio es de una segunda persona.

Debo además decir que aunque odio y desprecio el nazismo, estos sentimientos, para mi sorpresa, se vieron matizados ante la lectura de sus libros, en parte por la admiración que me produjeron sus fantasías y sus indudables dotes literarios, y porque la locura inherente a las mismos también me produjeron cierta compasión y lástima, por su indudable genio, desgraciadamente extraviado. Y aunque mi compasión y solidaridad con pueblo judio es mayor, nunca podría quemar un libro de Moyano. De hecho clamo y espero comprensión en ese sentido.