sábado, 8 de septiembre de 2012

Perfumes


 "Sabía que los sentidos, no menos que el alma, tenían sus misterios espirituales que revelar" : "Y así se puso entonces a estudiar los perfumes y los secretos de su manufactura, destilando aceites de denso aroma y quemando gomas odoríferas de Oriente. Vió que no había estado de ánimo que no tuviera su contrapartida en la vida sensorial y él mismo se dedicó a descubrir sus verdaderas relaciones, preguntándose que había en el incienso que pudiera incitar al misticismo y en el ámbar gris que excitaba las pasiones, y en las violetas que despertaban el recuerdo de pasadas aventuras amorosas y en el almizcle que turbaba el cerebro, y en el ampac que degradaba la imaginación. Y trató, con frecuencia, de fundar una verdadera psicología de los perfumes y de fijar las diversas influencias de las raíces de fragante olor y de las flores cargadas de polen perfumado, de los bálsamos aromáticos y de las oscuras maderas olorosas; del espinacardo que extenúa; de la hovenia que enloquece a los hombres y del áloe [1], que dicen es capaz de expulsar del alma la melancolía" (El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde).

[1] Este áloe al que se refiere Wilde no debe confundirse con el áloe medicinal que es el que conocemos comúnmente. El áloe al que se refiere Wilde no debería, al parecer, ser otro sino el mismo áloe bíblico , que también se suele confundir. Como explica el mismo Flavio Josefo al referirse a cómo los esenios lavaban las heridas de los difuntos: “...con agua de nardos, incienso y áloe, pero no el que se obtiene machacando esa planta amarga que se aplica en las heridas, sino el procedente de la India, que llaman también agallochon, de exquisito perfume” (Historia de los Judíos). "El áloe bíblico es un árbol leñoso, de madera pesada, resinosa y aromática, que al ser quemada produce un perfume agradable y tranquilizante y cuyo aceite era utilizado como perfume. Se trata del árbol aquilaria agallocha, que crece en abundancia en algunas zonas montañosas de la India y del Tíbet" (ALOE VERA. Neil Stevens). El áole medicinal, por cierto, a veces se confunde con el ágave.

No hay comentarios: