domingo, 24 de julio de 2011

Un Asesino de Masas: Anders Behring Breivik



Thomas Merton en su reflexión sobre Adolf Eichmann, capítulo del libro "Incursiones en lo Indecible" cuestiona el concepto de cordura de la psiquiatría. Eichmann uno de los funcionarios de alta jerarquía del régimen nazi y responsable del  exterminio de millones de judíos había sido examinado y declarado "perfectamente cuerdo". Como dice  Merton:

"¿cuál es el significado de un concepto de cordura que excluye el amor, lo considera sin valor, y destruye nuestra capacidad de amar a otros seres humanos, de responder a sus necesidades y sufrimientos, de reconocerles, pues, como personas, de percibir su dolor como nuestro?"

En su reflexión Merton no toma en cuenta algo: la cordura es necesaria para poder sustentar la responsabilidad del criminal, es necesaria para poder considerarlo culpable. Sigue siendo mucho más importante para nosotros, la sociedad, el culpar, el condenar, el castigar al criminal que la posibilidad de reinsertarlo, de reintegrarlo a la misma, a nosotros. En esta Venezuela en la que vivo, en donde las condiciones de las cárceles son asquerosas, los motines y muertos en ellas cosa común, esa es una gran verdad. Las cárceles no cumplen su función.

En el caso de este asesino noruego, Anders Behring Breivik, de este boom noticioso, que le ha dado la vuelta y ha sido repudiado por todo el mundo, nos dicen que era cristiano, admirador de Winston Churchill y Max Manus (un héroe de la resistencia noruega durante la ocupación nazi de la 2da Guerra Mundial), supuestamente repudiaba el nazismo e incluso habría relatado en Internet algo sobre una iniciación templaria. Todo eso, personajes y temas, sobre los cuáles el debe haber tenido ideas singulares ¡que no se consigue por Internet!. Del lado negativo o no tan negativo, dependiendo de como se quiera ver, se tiene que era antiislámico, anticomunista, antisocialista, ultranacionalista, ultraderechista.....  Mientras tanto su verdadera tragedia, su tragedia personal,  hasta ahora parece haber escapado a los medios. Observese que Anders prefirió matar preferiblemente adolescentes, personas que todavía están en formación, sin una postura clara, lo hizo con sus manos, les disparo ¿no tuvo Anders una adolescencia feliz?

Lo que vemos en los medios es esa hipertrofiada, sobredimensionada visión política, ideológica, de este personaje quien se creía llamado a despertar,  a los noruegos, a la apacible sociedad noruega, modelo en muchos aspectos, para que tomaran en cuenta sus ideas, las ideas, es decir para que tomaran en cuenta su persona. 

¿Es Anders Behring Breivik un tipo cuerdo? No tenía antecedentes criminales y al parecer tampoco psiquiátricos. Por lo general las personas como Anders, suelen pasar bastante desapercibidas en lo que respecta a su violencia latente. Por otra parte es muy difícil esperarse un tipo de violencia como esa, propia de Estados Unidos, en un país como Noruega.

Un atentado contra un dignatario de un Estado, un magnicidio, eso es político.  Nos hemos acostumbrado a ver eso. ¿Pero qué es esto?. A lo que parece es un atentado terrorista, pero no hay grupo terrorista que lo reivindique, es obra de un hombre más bien solitario, quien no tiene del todo una ideología consistente. No hay el anonimato de un atentado terrorista, me refiero a que Anders dio su rostro, no se conformo con simplemente poner la bomba y largarse, no se preocupo por escapar . Es por cierto una modalidad de "asesino en masa" que desde hace algo más de una década se ha vuelto cada vez más común o noticioso. Esta clase de asesinatos habrían comenzado en Estados Unidos y de allí se habría extendido a Europa. En Asia, China y Japón, también han habido asesinos en masa, pero con características mucho más particulares.  Incluso aquí en Venezuela esta el caso de João de Gouveia, un portugués que llego a Caracas como caído del cielo y que le dio repentinamente por disparar contra un grupo opositor al gobierno en la Plaza Altamira. Solo mató a tres personas pero seguro, habría matado más, de no haber sido detenido a tiempo.



Por un momento esto me hace pensar en cosas como el "Complejo de Autosuficiencia" (Stand Alone Complex) de la serie SAC de Ghost in the Shell, una idea a lo Baudrillard. Esta asesinos serían algo así como una especie de infección psíquica que los medios masivos y sobretodo la Internet, contribuyen a propagar.  La verdad es que no me gustan los análisis del tipo Baudrillard, pero en este caso no puedo dejar pasar por alto esta observación. 

El caso de Anders recuerda al de los adolescentes Eric Harris y Dylan Klebold de la matanza de Columbine, unos jóvenes, a decir verdad, acomodados y de buena familia, blancos en buena regla, muy lejos de ser unos críos que no tenían en que palo ahorcarse, al parecer, tan asqueados por la superficialidad, el materialismo  y el consumismo estadounidense, además de los abusos que sufrían en la secundaria, que no vieron otro fin más trascendente para la flor de su juventud que inmolarla en honor a Adolfo Hitler (la matanza fue un 20 de abril, en conmemoración de su natalicio). Lo que estos jóvenes, al parecer, quisieron decir es que los valores democráticos y republicanos de los Estados Unidos, no habían sido los suficientemente poderosos, como que para ellos no fuera mejor preferir al ídolo nazi. Las burlas de la secundaria, no eran bromas pesadas de unos adolescentes inmaduros, sino una discriminación de la sociedad hacia su posición ideológica, se sentían marginados. La sociedad estadounidense les parecio tan obscena que simplemente no pudieron considerar que el ídolo nazi, muy lejos de ser un modelo de liderazgo o pensamiento, una vía alternativa, era simplemente un psicópata y un sádico. Ciertamente los valores democráticos y republicanos de USA se han banalizado, hasta un punto tal, que para esos adolescente y muchos otros, hubiera sido preferible una colonización nazi. Por otra parte las motivaciones politicas de Anders Behring Breivik, las habría dejado en un manifiesto de más de 1500 páginas. 

No puedo dejar de pensar que la matanza de Columbine y la de Utoya,  harán eco y resonancia nuevamente en más de una persona solitaria, que ante el sinsentido de su propia vida y la tentación del suicido, escogerá darle una dimensión mucho mayor a sus propios problemas personales  para recibir como compensación y venganza una buena aunque mala gloria póstuma.

Es muy difícil saber cómo ira a terminar esto. 

1 comentario:

Kuznacti dijo...

En una carta de un adolescente noruego a Anders: "No vamos a responder al mal con mal, como hubieras querido. Estamos luchando contra el mal con el bien. Y vamos a ganar".


Definitivamente es un gran bien el que se le hace a Anders al respetarle todos sus derechos y celebarle un juicio justo.