martes, 11 de enero de 2011

La piedad de Nietzsche

El rechazo de Nietzsche por la idea de Dios parte de su propio sentido de la religiosidad. En la Gaya Ciencia el recurre a una cita del Maestro Eckhart para expresar esa idea:

"Ruego a Dios que me libere de Dios"

En el Zaratustra lo expresa, de forma análoga en la conversación con el viejo Papa (capítulos finales del libro):

"Hay también en la piedad un buen gusto: este proclamó al fin: '¡Fuera semejante dios! ¡Más vale no tener dios alguno y hacerse destino por cuenta propia! ¡Más vale ser un loco, ser uno mismo dios!'"

A lo que responde el viejo Papa:


"¡Cómo!", exclamó el viejo papa, que le escuchaba atentamente. "¡Oh Zaratustra, eres más pío de lo que crees, con semejante descreimiento! ¡Algún dios dentro de ti te ha convertido a tu impiedad!

 ¿No es tu piedad misma la que ya no te deja creer en un dios? ¡Y tu probidad excesiva un día te arrastrara más allá del bien y del mal!


¿Qué te esta reservado? Tienes ojos y manos y una boca que desde todas las eternidades están a bendecir. No se bendice tan sólo con la boca.


En torno tuyo, por más que pretendas ser el más impío, percibo secreto perfume e incienso de largas bendiciones, que me llena el alma de gozo y de congoja a un tiempo.

En lo unico que se equivocaba el viejo Papa era al juzgar que Zaratustra no estaba consciente de su piedad. Cuando Nietzsche dice que la piedad proclamó "¡Fuera semejante dios!" creo que se refiere  al cristianismo, es decir, que quien proclamó eso es el cristianismo, no solo Zaratustra, ni Nietzsche. Porque Cristo y su dios, el dios del amor, era una figura que iba en contracorriente al dios del Viejo Testamento,  al cual se refiere en esas líneas. Puede ser muy paradójico, pero Nietzsche era paradójico, incluso contradictorio, ha entendido muy poco quien crea lo contrario. Más paradójico aun si se sabe que, por ejemplo, en su libro "Más allá del Bien y el Mal", considera al Viejo Testamento como de "buen gusto" en comparación con el Nuevo Testamento.

¿Era Nietzsche violento? En ocasiones lo era, pero la violencia tampoco lo define. En cuanto a los sacerdotes, en la figura de Zaratustra llego a decir:

"mi sangre es afín a la suya, y quiero que mi sangre sea honrada aún en la de ellos"

Desgraciadamente Nietzsche se ha hecho bandera de grupos violentos, nazis y fascistas. El mismo se expuso a eso, hay que admitirlo, tan cierto como su desprecio ocasional por el  antisemitismo y el patriotismo alemán. La mayor falla de la gente que lo interpreta así, es la incapacidad que tienen para poder ver, que el mismo Nietzsche era un decadente (lo era y no lo era como dice el mismo en Ecce Homo).

Hasta se ha llegado a creer que el mismo Nietzsche era o se consideraba el Superhombre, aunque probablemente si lo creyese cuando enloqueció.

6 comentarios:

Kuznacti dijo...

Observese además la gran paradoja que encierra que el "Gran Peligro" de Zaratustra fuese la compasión (lo cual es por cierto, diferente de la piedad)

Kuznacti dijo...

El hecho de que Nietzsche hablase sobre la muerte de dios y no sobre su ausencia o inexistencia y percibiese eso como una gran tragedia y al mismo tiempo una gran revelación delata cuán religioso era o cuán profundo era su sentido de la religiosidad

Kuznacti dijo...

Lo que dice la "sombra de Zaratustra":

"tratándose de dioses la muerte siempre es tan sólo un prejuicio"

Lo que dice el "hombre más feo":

"¿Cuál de los dos sabe mejor si ése vive todavía o ha resucitado o está muerto, y bien muerto, vamos a ver? De todos modos es un hecho que de ti mismo, oh Zaratustra, he aprendido que para matar y dejar bien muerto no hay como risa"

"Tu mismo enseñaste un día: 'No la ira, sino la risa mata'. Oh Zaratustra, oculto matador sin ira, peligroso santo, ¡eres un picarón!"

Kuznacti dijo...

Otros ejemplos que muestran cuán refinado y sutil era el sentido de religiosidad de Nietzsche se aprecia en el aforismo 58 de Más allá del Bien y del Mal o en aforismo 358. También en el anticristo.

Kuznacti dijo...

En el aforismo 271 de "Más allá del Bien y del Mal", Nietzsche define la santidad como la "espiritualización suprema" del instinto de la limpieza. Un instinto que también es aristocrático, y afirma que "hay grados y alturas en que la compasión misma es sentida por él como contaminación, como suciedad".

En el aforismo 60 del mismo libro Nietzsche también exalta la idea de "amar al hombre por amor a dios".

Kuznacti dijo...

Ningún artículo sobre la piedad de Nietzsche quedaría completo sin hablar de Dionisio... pero solo voy a decir que este es el punto en donde los dioses se mueren de la risa.