sábado, 20 de marzo de 2010

La Maldad Humana


La danza de los niños. Fuente de la Plaza Roja de Stalingrado durante el asedio NAZI


Este es un tema que me parece harto difícil. En donde veo complicado separar el morbo de un interés científico, psicológico o filosófico.

Me parece también que es un buen punto de partida, aunque una nota muy pesimista, y puede ser también autocrítica para la psicología, repasar esta observación que hizo el psicólogo norteamericano Henry Murray sobre la naturaleza humana, por demás una observación psicopática del ser humano, al menos según como entendemos ese término actualmente :

"El hombre es una computadora, un animal o un niño. Su destino está completamente determinado por genes, instintos, accidentes, condicionamientos y reforzamientos tempranos, fuerzas culturales y sociales. El amor es una pulsión secundaria basada en el hambre y en sensaciones orales, o una formación reactiva a un odio subyacente innato. En la mayoría de nuestras formulaciones personológicas no se prevé nada para la creatividad, no se admiten márgenes de libertad para las decisiones voluntarias, ni hay ningún reconocimiento atinado del poder de los ideales, ninguna base para acciones desinteresadas, ningún fundamento en absoluto para la menor esperanza de que la raza humana pudiera salvarse de la fatalidad a la que hoy se enfrenta. Si nosotros los psicólogos nos hemos pasado todo el tiempo, conscientemente o no procurando maliciosamente reducir el concepto de naturaleza humana a su mínimo común denominador, y disfrutando al lograrlo, tendríamos que admitir que en esa medida alentaba en nosotros un espítitu satánico" (Henry Murray,
"The Personality and Career of Satan").

Este era el punto de vista dominante en todas las escuelas de psicología norteamericanes durante casi todo el siglo XX, supongo que aún lo es en gran parte. Von Bertalanfy lo denomina "La psicología del Robot", en su libro sobre "La Teoria General de Sistemas", del que extraje la cita: El libro de Murray no he podido conseguirlo en ningún biblioteca, ni por Internet (si alguien me lo puede facilitar se lo agradecería mucho).

En el libro se menciona que una de las criticas que se le han hecho a la misma es que si sus principios fueran correctos las condiciones de tensión y stress debieran tender a aumentar las enfermedades mentales, en cambio la salud mental mejoraría al satisfacer las necesidades alimentarias, sexuales, abrigo, seguridad personal, etc. Sin embargo durante la 2da Guerra Mundial "no se produjo ninguna multiplicación de los trastornos neuróticos, ni de los psicóticos, aparte de los efectos directos, como las neurosis de combate". Por otra parte en la generación que siguió a la guerra se produjeron un gran número, sin precedentes, de enfermos mentales:

"Precisamente en condiciones de reducción de tensiones y satisfacción de necesidades biológicas aparecieron nuevas formas de trastorno mental: neurosis existencial,tedio maligno y neurosis de retiro, o sea formas de disfunción mental originadas no en pulsiones reprimidas, necesidades insatisfechas o stress, sino en la falta de significado de la vida". 

Aun así este argumento me parece muy débil, parece ignorar, por ejemplo, que la guerra puede ser también una forma de desahogo y distensión, aunque ciertamente genera enfermos y trastornos mentales, ejemplo muy común: excombatientes que durante gran parte de su vida, sino no es que toda,  constantemente tienen pesadillas durante el sueño.

El mal y la crueldad son definitivamente temas que fascinan. Desde ese punto de vista es que entiendo que haya personas que aun diciendo que no conparten la ideología NAZI se sientan fuertemente atraídas por el simbolismo, el uniforme de las SS, las armas, películas y cualquier cosa que haga alusión al tan nefasto y absurdo estado criminal hitleriano. Es sabido también que en el caso de Ted Bundy este, con todas las historias macabras y espeluznantes que circulaban de sus salvajes asesinatos, tenía una corte de admiradoras. Y en el caso del marqués de Sade (de quien deriba la palabra sadismo ¡y con razón!), Guillaume Apollinaire decía que era el "espíritu más libre que había existido jamás". Recuerdo en este punto lo que decia Jung:  no es que no tengamos imaginación para el mal sino que es el mal el que nos posee - o no (agrego yo) - , a nosotros.

En una de las novela de Hannibal, la ultima, en la cual la detective Starling acaba bajo el dominio de Lecter, se narra como este entra a un exhibición sobre máquinas y métodos de tortura usados por el hombre. El Doctor Lecter "El Canibal" entra a la exhibición no interesado en ver las máquinas y las crueles formas de tortura que se podían hacer con esos artilugios, sino a ver, a observar los rostros y reacciones de la gente ante los mismos. Lo cual, según la novela, lo dejo extasiado.


Arthur Machen, en boca de uno de los personajes de su novela, decía que el verdadero mal "es como la santidad y el genio. Es un éxtasis del alma, algo que rebasa los límites naturales del espíritu, que escapa a la consciencia", el mal es indiferente va más allá de lo social, es "una cosa solitaria, una pasión del alma" . "Un hombre puede ser infinita y horriblemente malo sin sospecharlo siquiera". El verdadero pecado seria como tomar el cielo por asalto, "es la voluntad de penetrar de manera prohibida en una esfera más alta", se trata de obtener "un éxtasis y un placer que no existen y que jamás han sido dados al hombre, y el que lo intenta se convierte en demonio". Por tanto los verdaderos pecadores son realmente raros.

Esta forma tan trascendental de ver el mal, "el verdadero mal", evoca en mi mente el mito de los ángeles caídos (quienes están y tienen reservado la fosa más profunda del infierno y sin posibilidad de remisión). Cuya naturaleza, por decirlo de alguna forma, seria la más afín a la manera en como según Machen se podría realmente pecar, es decir pecar de forma sobrenatural. El ejemplo de Gilles de Raiz al que se refiere también Machen no lo comparto: Gilles de Raiz era casi sin duda alguna un deprado sexual, a diferencia de lo que piensan ocultistas tan mentados como E. Levi ("más católico que el papa, más protestante que Lutero, más profeta que Mahoma").


Sin embargo más allá de eso no estoy de acuerdon co esa visión tan trascendente y al mismo tiempo extraña del mal. Nietzsche también trato este tema del mal, de la falsa "maldad", del lado casi divino de la maldad y de los pecadores mediocres, hay muy buenos aforismos en cuanto a eso en el libro de "Así hablaba Zaratustra", sin embargo no se quedo allí, fue más allá de esto y hablo de la necesidad y posibilidad de una filosofía que hablara sobre problemas más elevados que los del bien y el mal (o sobre el placer y el sufrimiento), consideraba que las filosofías de este tipo eran una ingenuidad. En mi opinión el grado de desprendimiento que Nietzsche alcanzó en este punto demuestra el fracaso del concepto de mal que Machen expone en su literatura, que tiende más bien a ser obsesivo.


Los Psicópatas



Me decidí hablar de este tema sobre todo debido al siguiente documental que conseguí en Internet:

Documental sobre como actua y piensa un psicopata.


Imagínese que tiene un hijo en el kinder y se entera que su hijo a sido expulsado de la escuela por ser considerado un psicópata. Estas cosas de hecho han ocurrido en mi país (Venezuela), por niños con problemas de conducta o cosas aun más absurdas todavía (discriminación política) y sin necesidad de consultar o poseer el criterio o el aval de un psicólogo.


Actualmente hay psicólogos que creen que los psicópatas se reconocen desde temprana edad, específicamente a partir de los 4 años. Además consideran que la psicopatía es un mal incurable (ni siquiera existen tratamientos, ni medicinas), aunque al mismo tiempo piensan que el psicópata es responsable de sus actos criminales. El psicópata es una persona que comprende las reglas, lo que esta bien y lo que esta mal. Lo que le hace peligroso es su incapacidad para sentir empatía, lo cual también ocurre y es mucho más severo en el caso del autismo, sin embargo a los autistas no se les suele calificar de psicópatas.  El psicópata no es capaz de ponerse en el lugar de los otros, por tanto no le importa el mal que pueda hacerle a los demás con tal de llevar a cabo sus propios deseos.

No es fácil concebir que una persona no posea empatía. Más aun sabiendo que tiene sentimientos. Los psicópatas en efecto tienen sentimientos y son capaces de ser melodramáticos. Sin embargo sus sentimientos serian de un tipo egoísta y por supuesto el predador sufre si pierde o no es capaz de capturar a su presa. Es lo que llamamos lágrimas de cocodrilo. En este momento no se me ocurre mejor ejemplo que Julio César llorando ante la estatua de Alejandro Magno.

Los psicopatas no percibirían el mundo de la misma forma que nosotros (los normales), no serían capaces de conmoverse ante un rostro noble, infantil o el mismo drama humano, habría que suponer incluso que ven el mundo en infrarojo, como cierta clase de predadores (es una broma). Para ellos sería algo natural cosas como no creer en dios y no una cuestión cultural, como piensa la mayoría de la gente. Esto porque al parecer, los cientificos han demostrado que las neuronas espejo del lóbulo prefontal también estarían asociadas con las creencia de una deidad. Desde un punto de vista teológico el alma de psicópata, si es que la tienen,  tampoco tendría entonces ninguna posibilidad de salvación. ¿Podrían apreciar el arte?, Hannibal lo hacía.

Sorprende que se defina esta patología en base a algo que parece tan subjetivo o condicionado como la empatía, que se defina como la carencia de empatía. Y digo condicionado porque se puede educar a una persona para que sienta empatía o no por otra persona, los NAZIS lo hacían al comparar y exhibir a los judíos como ratas. De hecho al decir que un psicópata no posee empatía nos condicionamos a no sentir empatía hacia el.  ¿No puede un psicópata empatizar con otro psicópata?. Es conocido por ejemplo, como Ted Bundy ayudo  a un experto criminólogo del FBI a atrapar a un asesino en serie que había logrado eludir todos los intentos del FBI. Ted Bundy logró demostrar que sabía meterse muy bien en la piel de otro psicópata. Cosa que parece por demás natural. La cuestión es si los test de empatia que se le han hecho a los psicópatas habrán tomado en cuenta eso. Creo que no. Lo que se pretende en esos test, supongo, es que los psicópatas sientan como  sentimos la gran mayoría de las personas. Eso, en mi opinión, que no es la de un psiquiatra es erróneo, si con ello se quiere demostrar si tienen o no empatía. Lo que pienso que ocurre no es que los psicópatas sean incapaces de sentir empatía sino que son capaces de empatizar con cosas muy distintas a la que empatizamos la gran mayoría de las personas: el sadismo, la maldad, la mentira, el odio, el poder absoluto, etc. No son capaces de ponerse en el lugar de la víctima pero si en la del victimario.

Al definir la piscopatía como falta de empatía se presume, aunque no parece asumirse, que puede haber un psicópata que no sea un sádico, aunque su tendencia hacia eso pueda ser mayor. La razón por la que algunos asesinos seriales serían tan retorcidos es que no solo son sicópatas, sino psicóticos, sádicos, fetichistas, masoquistas, etc. Otros componentes que pueden estar presentes o no. Tal vez una de las  razones por las que los psicopatas nos despierten cierta simpatía es que en apariencia parezcan más objetivos al resultarles mucho más fácil y natural que a nosotros cosificar (ver como cosas) al resto de las personas, sobre todo cuando se trata de decisiones difíciles y rápidas, en donde el resto de las personas nos sentimos cohibidos por cuestiones sentimentales. Nos dejan la sensación tener algo que nos falta cuando son más bien ellos los que carecen de lo que tenemos las personas "normales".

Se considera que por lo menos el 1% de la población mundial es psicópata. La idea de un test para psicópatas me recuerda de alguna forma al test psicológico al que eran sometidos los replicantes (seres aparentemente humanos modificados por ingeniería genética) de la película "Blade Runner" para determinar si eran auténticos humanos.


Test a un replicante: pelicula "Blade Runner"


El test para psicopatas más reconocido actualmente es el del Dr. Robert D. Hare. A pesar de que los psicólogos insisten en la efectividad de dicho test al mismo tiempo reconocen que es posible, y de hecho ha pasado, que puedan ser engañados por un psicópata (¿No demuestra esto cierta capacidad para la empatía?). Pero los psicólogos no solo tienen la posibilidad de hacer el test sino que además habría evidencia y datos fisiológicos en el cerebro que le permitirían identificar a un psicópata (el gen de la psicopatía, hasta donde conozco, aun no se ha identificado). Este examen podría hacerse por medio de un escáner o tomografía por emisión de positrones (PET). La persona mediante ciertos estímulos, por ejemplo fotografías, es monitorizada mediante la observación del lóbulo prefrontal, según los cientificos el principal responsable de la conducta social del individuo. Ante los estímulos se esperaría cierta respuesta emocional o empatica, como ocurre en los individuos normales, sin embargo en los sicópatas no se observaría ninguna respuesta.

Como se dijo anteriormente esto también ocurre en los autistas (se ha encontrando también cierta relación con los trastornos de atención), por lo que en todo caso el examen debería hacerse junto en el test psicológico. En el caso de Blade Runner las preguntas se hacían al mismo tiempo que se observan las pupilas de las personas para detectar la respuesta emocional correspondiente a una mentira. Las respuestas de la replicante femenina a la que luego se le hace el test son perfectas solo se delata por la respuesta emocional en sus ojos. Es una especie de detector de mentiras: que no son infalibles en un caso muy famoso un contraespía que trabajaba para la CIA o el FBI (no recuerdo bien) fue capaz pasar con éxito la prueba al detector. Se puede también asumir en esa clase de test tipo interrogatorio, que la respuesta a una pregunta no la dicta lo que dice el individuo, sino sus acciones: a un asesino no se le va a preguntar si mataría.


Estos estudios sobre psicópatas se usan, y es la recomendación de los psicólogos que sean usados, en las entrevistas de trabajo para la contratación de empleados, sobre todo en cargos que requieran una alta responsabilidad.

Por tanto este seria el primer indicio de una marginación hacia los psicópatas. Representando a penas el 1% de la población mundial y en vista del peligro que representan estos personajes no parece que por ello vayamos a sufrir de una carencia importante. El 1% parece una cifra desdeñable (¡parecía que eran más!). Sin embargo esto obliga a plantearse como encarar esta forma de marginación y cuáles serían las ultimas consecuencias de ella ¿hasta qué punto debería educarse a un psicópata?, ¿cuál debería ser su grado de partición política ó deberían tener participación política?, ¿cómo encarar el problema de delincuencia que estos representan?, ¿debería permitírseles casarse?, ¿qué formas de trabajo y participación social le son lícitas?... Son un sin número de cuestiones importatisimas y que no parecieran tener una solución muy simple.

Además no serían pocos los psicópatas que actualmente detentarían un alto estatus social, político o económico. De hecho la propia estructura de la corporación, como se muestra en este documental es una estructura psicopática. El hecho de comparar a una corporación con una persona, es que es así como esta definida o se le trata en la legislación norteamericana.

Hasta cierto punto nuestra sociedad exalta los valores de la personalidad psicopática. Se han hecho películas en donde se muestra un soldado perfecto, un soldado del futuro, modificado por ingeniería genética, sin conciencia, ni remordimientos. La idea no es tan descabellada, son decenas o cientos de miles los soldados norteamericanos que como consecuencia de sus experiencias vividas en la guerra quedan con pesadillas de por vida y ciertos trastornos psicológicos como adicción a las drogas o alcoholismo. Algunos terminan en la indigencia.

Como dije anteriormente no comparto la definición de los psicópatas como personas carentes de empatía. Aunque entiendo la necesidad de ese término y  creo en la idea del criminal patológico y del criminal nato. Casos como el de Ted Bundy difícilmente podrían explicarse sino es admitiendo que algo en su  naturaleza humana fallo desde el principio. También creo que podría ser grave fallar en un test de psicopatía, es decir reprobar un test que aprueba el 99% de la gente, debe tratarse de alguien raro y puede que efectivamente indique deficiencias en cuanto a su interacción con la gente. Pero no veo como un test pueda identificar de forma segura a un criminal nato. Más aun admitiendo que estos puedan ser inteligentes y capaces de engañarnos, como Ted Bundy que en algún momento llego a demostrar en una universidad que poseía cierto talento para la psicología. Son los actos violentos y lesivos de un psicópata lo único que veo claro que pueden permitir identificarlo como tal.


El Experimento de Milgram

El Experimento de Milgram fue una serie de experimentos para comprobar cuanto era capaz de obedecer un individuo a una autoridad que le dictara una serie de órdenes que pudiesen incluso atentar o poner en riesgo la vida de otra persona. Fue realizado en la Universidad de Yale. En el experimento se comprobó que un 65% de los participantes que aplicarían hasta 450V  (el 100% aplicaba los 300V) a otras personas, a las que podían incluso oír  gritar, si así les era exigido (la corriente de la casa es de 120V en América y de 220V en Europa, pega duro y puede matar). Al inicio a los participantes se les decía que iban a participar en un  "estudio de la memoria y el aprendizaje", luego de lo cual todo se volvía obviamente absurdo, no hacía falta ser Kafka para ver eso (¡aplicar 300V a una persona!). Los resultados fueron independiente del grado de instrucción de los participantes. Algunos de ellos tenían doctorados.

Vale la pena recalcar que aplicar 300V a otra persona aun esta muy lejos de ser lo más extremo a lo que ha llegado el ser humano. Si se quiere aproximarse a lo más extremo habría que revisar los experimentos nazis con seres humanos. Recomiendo sobretodo los del Dr. Megele, aunque no a personas sensibles.

Es difícil para mi hacer un comentario más sobre esto. El artículo de wikipedia esta muy bueno y  se describen varias de las teorías que existen para explicar los resultados del experimento.

Recomiendo también esta página sobre el Experimento de la Cárcel de Stanford. Esta muy bien descrito y al contrario que el experimento de Milgram todos los participantes, en su mayoría estudiantes de la Universidad de Stanford, estaban conscientes desde el principio, que se trababa solo de un experimento para simular las condiciones de vida de una cárcel real. Es interesante porque muestra como los participantes dejan de  percibir la diferencia entre estar en esa cárcel ficticia y estar en una cárcel real, hasta el punto que algunos de ellos llegan a sufrir crisis de llanto e histeria, a pesar de que el experimento duro solo una semana (el contrato era por 2 semanas). Esto paso solo con los participantes que hacían el papel de presos,  los que hacían el papel de guardias tendían a volverse más sádicos.

Menciono esto dos casos sobretodo para contrapesarlos con la esa cifra de que solo el 1% de la población mundial (algo así como 60 millones de personas) es psicópata. Desde luego esto no demuestra que sean más, pero permite tener una perspectiva mucho más profunda y terrible, la que pienso que más corresponde a la realidad.

4 comentarios:

mirandoenelumbral dijo...

Es cierto que en caso del Experimento de la Cárcel de Stanford puede haber cierta semejanza con nuestro reallity shows.

Kuznacti dijo...

en cuanto al comentario que hago de Gilles de Raiz, quien fue compañero de Juan de Arco, y la defensa que hacen Levi y Machen sobre el mismo, diciendo que no era un depravado sexual o que eso no era el principal móvil de sus actos, no me queda sino reafirmarlo aun más. En efecto Gilles de Raiz abusaba sexualmente y mataba brutalmente a decenas o tal vez centenares de niños y lo hacía sin escrupulos, a sangre fria y no hubiese parado de hacerlo. Sin embargo, Levi cree que este señor se habría horrorizado en su conciencia ante el temor de los crimenes que hubiesen podido causar la revelación de usus secretos magicos...

Kuznacti dijo...

Digo que la descripción que se hace en la cita de H. Murray es psicópatica porque lo que dice Henry Murray en ella es que en el fondo todos somos psicópatas. No se olvide tampoco cuál es el título de su libro: “La personalidad de Satán”. Tal vez no haya nada peor que la descripción que hace del amor “una pulsión secundaria basada en el hambre y en sensaciones orales, o una formación reactiva a un odio subyacente innato”. Lo cual son ambas ideas del psicoanálisis, la primera hace referencia a la fase oral de la niñez del individuo, a la introyección oral (el degludir, mamar, etc) como una de las primeras formas de "amor" hacia un objeto (en el libro de “Confesiones Inconfesables” de Dali, hay excelentes relatos en donde el pintor confiesa su propia experiencia en cuanto a esto). La segunda como a una forma de proteción del individuo hacia sus propios sentimientos de hostilidad, ante el temor real o no del castigo que pueda ocasionar el llevarlos a cabo. Este es el caso por ejemplo de madres que “inconscientemente” o “accidentalmente” asesinan a sus hijos. Si alguien ha visto la serie de los Soprano también encontraría un excelente ejemplo en la madre del personaje principal: Tony Soprano.

Lo que sugiere la cita de Murray es que todas o casi todas las motivaciones de nuestros actos son profundamente narcisistas, guiados por un principio de placer o de odio, desprovistos de cualquier trascendencia sea metafísica o simplemente moral.

Kuznacti dijo...

"¡Si tan solo fuera tan simple! Si tan solo hubiera gente mala por ahí cometiendo insidiosamente acciones malignas, y sólo fuera necesario separarlas del resto de nosotros y destruirlas. Pero la línea que divide el bien y el mal corta el corazón de todo ser humano. ¿Y quién está dispuesto a destruir su propio corazón?"
Alexander Solzhenitsyn